Deutsche Bank fía su futuro a la banca privada y fichará a 300 banqueros

En España, es el octavo banco privado por volumen, por detrás de March, UBS y Sabadell Urquijo

  • Mantendrá su banca de inversión, aunque limitará sus actividades
Deutsche Bank
Oficinas centrales de Deutsche Bank

Deutsche Bank vuelve a sus orígenes y fía su futuro a la banca privada. El gigante alemán, en plena reestructuración, planea contratar a un total de 300 banqueros y gestores de inversiones para 2021. Así lo confirmó Claudio de Sanctis, responsable de ‘Wealth Management’ para Europa y consejero delegado de Deutsche Bank Suiza, en una entrevista reciente para Reuters.

El banco germano ha puesto el foco en captar emprendedores y familias ricas en sus países ‘core’, como Alemania, Italia, Reino Unido y España. Incluso, De Sanctis no descarta realizar alguna adquisición corporativa de gran calado en el segmento de la banca privada “en pocos años”.

Para impulsar su negocio de grandes fortunas, tiene planeado fichar a 300 banqueros y gestores de inversiones para 2021, alrededor de un tercio del número actual en todo el mundo, que asciende a unos 900. Así, en tres años, su plantilla de banqueros y gestores de inversiones ascendería al entorno de los 1.200 profesionales. Las nuevas incorporaciones se distribuirán por América, Europa y los mercados emergentes donde está presente Deutsche Bank.

Deutsche Bank Wealth Management tiene 213.000 millones de euros en activos bajo gestión a nivel global, según cifras oficiales del grupo. Tiene presencia en 18 países, desde los cuales da servicio a más de 60 países, y su plantilla total se eleva hasta los 3.000 empleados. Con estos nuevos 300 fichajes, el incremento de su plantilla sería del 10%.

En España, la banca privada de Deutsche Bank gestiona unos 11.000 millones -equivale al 5,2% del total de activos- y es la octava entidad por volumen, según el ranking de Funds People. Está por detrás de Banca March, UBS y Sabadell Urquijo. A principios de año, el grupo reorganizó su gestora de fondos local para centrarse en la captación de altos patrimonios y puso a Jorge Medina al frente, un histórico de la casa. Pero su cabeza visible en la banca privada es Borja Martos, que fue fichado a comienzos de 2018 desde Credit Suisse.

REESTRUCTURACIÓN DEL NEGOCIO

El consejero delegado de Deutsche Bank, Christian Sewing, ha afirmado en distintas intervenciones públicas que “vamos a competir allí donde podamos ganar”. Entre otras decisiones clave, el gigante alemán ha creado una cuarta división denominada Corporate Bank, que junto con Investment Bank, Private Bank y Asset Management, permitirán al banco centrarse en sus fortalezas tradicionales y en los negocios más rentables, “las raíces del banco”.

El banco germano se está reinventando tras fracasar su intento de fusión con Commerzbank. En las últimas semanas, ha anunciado que, entre otras medidas, recortará 18.000 empleos hasta 2022 y que tiene la intención de crear un banco ‘malo’ con 50.000 millones de euros en activos tóxicos. También ha separado la banca minorista de la banca de inversión.

Deutsche Bank desmiente los rumores del mercado y afirma que la banca de inversión seguirá siendo un negocio ‘core’. De hecho, Investment Bank le generó en 2018 unos ingresos de 6.800 millones, un 29% del total. Dentro de este área, el grupo se centrará en financiación, asesoría, divisas y renta fija.