Citi pone en la picota a Enagás: "Su dividendo no es sostenible"

Para el banco americano, "es muy probable que sea recortado en 2022"

ep archivo - el presidente de enagas antonio llarden
El presidente de Enagás, Antonio LlardénENAGÁS - Archivo

ENAGAS

18,440

16:06 16/04/21
-0,32%
-0,06

Enagás suscita dudas en el mercado. Dos de los mayores bancos de inversión del mundo, Citigroup y JP Morgan, han puesto en tela de juicio la capacidad del grupo para pagar el dividendo prometido hasta 2026 y la rentabilidad de la gran inversión realizada en el gasoducto Tallgrass de Estados Unidos.

Especialmente duros han sido los analistas de Citi, quienes han señalado que la actual rentabilidad por dividendo del gestor de infraestructuras gasísticas "no es sostenible". Estos expertos aconsejan vender el valor porque no confían en la estrategia anticipada por el presidente ejecutivo desde 2007, Antonio Llardén; y su equipo directivo, encabezado por el consejero delegado desde 2012, Marcelino Oreja.

A pesar de haber recortado de manera importante su previsión de flujo de caja operativo (FFO) en un 11,6% para el periodo 2021 – 2026, lo que anticipa "una mayor debilidad en Tallgrass en 2021 y un crecimiento en el gasto de capital no regulado, la dirección de Enagás, en el último año de su mandato, reiteró un dividendo de 1,70 euros para 2021 y su apuesta por un dividendo suelo de 1,74 euros hasta 2026", señalan estos expertos.

En su opinión, "el dividendo ha sido confirmado, aunque probablemente por última vez", ya que la retribución propuesta, según su valoración, "implica un payout medio (porcentaje de beneficio que se distribuye como dividendo) del 143% entre 2021 y 2026, y esto no es sostenible". Aunque añaden que "la perspectiva de una rentabilidad por dividendo del 10% durante 6 años ha tranquilizado a los inversores".

Sin embargo, comentan que "este alivio será de corta duración y el dividendo podría recortarse tan pronto como en 2022", cuando la nueva dirección tenga que "enfrentar el riesgo de provisiones".

Para Citi, las filiales de Enagás tienen un valor en libros de 2.900 millones de euros, que implica un ratio de valoración de 21 veces el Precio/Beneficio esperado para 2021, por lo que estos analistas observan "un riesgo de recapitalización de las filiales", a lo que se añade "la creciente presión sobre Enagás para que contribuya con sus inversiones a la descarbonización" de España.

JP MORGAN DUDA SOBRE EEUU

Por su parte, los analistas de JP Morgan ponen su foco en la inversión realizada por Enagás en el gasoducto Tallgrass de Estados Unidos, que ha supuesto un desembolso de unos 1.500 millones de euros para la firma española.

"Tras la actualización estratégica, seguimos siendo escépticos con los objetivos de flujo de caja operativo de Enagás hasta 2026, ya que observamos que los dividendos esperados de Tallgrass crean un agujero de 500 millones de euros en el FFO frente a las previsiones de la compañía", afirman.

Y aunque añaden que las inversiones en España para descarbonizar el sistema y la contribución del gasoducto TAP (Trans Adriatic Pipeline) "dan apoyo" a las previsiones para 2022 y 2023, destacan que "somos cautelosos para las de 2024 a 2026".

En su opinión, "el balance de Enagás en 2026 estará demasiado apalancado para realizar inversiones significativas, mientras que las rotaciones de activos pueden apuntalar el balance, pero a expensas de la dilución del flujo de caja".

La falta de confianza de los analistas se ha traducido en un pobre comportamiento bursátil de Enagás en lo que va de año. Tras marcar un máximo anual en 19,10 euros a final de enero, el título ha encadenado una racha bajista hasta niveles de 17,48 euros. Y es que las dudas de las 'manos fuertes' sobre el dividendo no son buenas compañeras de viaje para el valor.

Noticias Relacionadas
contador