Publicidad

Como hacer tu primera declaración de la renta

En la vida hay una primera vez para todo y también para hacer la declaración de la renta. Esta es, sin embargo, una tarea que suele asustar a los contribuyentes noveles, que todavía guardan mucho respecto a Hacienda y el papeleo que se supone cumplir con el IRPF. Por fortuna, las nuevas tecnologías han facilitado mucho este trámite y desde Impuestosrenta queremos ayudaros a quienes os enfrentáis por primera vez a la declaración de IRPF.

Para quienes se estrenan en el mundo laboral todo suelen ser novedades, especialmente todo lo relacionado con los trámites burocráticos y administrativos. En muchos casos pueden pasar años hasta que entiendan o incluso conozcan el funcionamiento de muchos de ellos. No ocurrirá lo mismo con la declaración de la renta, a la que deberán enfrentarse sí o sí, aunque sólo sea para saber si están obligados a presentarla.

Para empezar conviene aclarar es que la declaración de IRPF se paga de un año para otro. Es decir, que en 2019 tributaremos por el dinero que hayamos obtenido en 2018. De ahí precisamente que desde la propia Agencia Tributaria la llamen Campaña de la Renta 2018 por más que estemos en 2019, por ejemplo.

Con esto en mente como punto de partida, estos los pasos para cumplir con tu primera declaración de la renta 2018 sin morir en el intento.

¿Estoy obligado a declarar el IRPF?

Aclarado el ejercicio fiscal en el que nos encontramos llega el momento de saber si debemos o no presentar la declaración de la renta. En principio todos los trabajadores están obligados a declarar, pero a la hora de la verdad existen exenciones para determinadas personas en función de su situación personal pero sobre todo sus ingresos y su procedencia..
Como hacer tu primera declaracion de la renta
En este sentido, estarán exentos de presentar la declaración quienes obtengan menos de 22.000 euros de un sólo pagador. Es importante que tengas en cuenta que el paro actúa como un pagador). ¿Quiere esto decir que todas las personas que ingresen menos de 22.000 euros podrán dejar de hacer la declaración? No exactamente, ya que como se especifica este requisito se aplica exclusivamente a quienes han tenido un solo pagador.

Nota: Descubre aquí el truco para ahorrar el 20% de tu sueldo sin esfuerzo.

Quienes han tenido dos o más pagadores se rigen por reglas diferentes. En este caso deberán declarar en el IRPF quienes hayan ganado más 12.643 euros y además hayan percibido del segundo y posterior pagadores más de 1.500 euros.

desgravar cuota sindical

Vamos a verlo a través de tres ejemplos prácticos.

En el primero de los casos, Juan ha ganado 25.000 euros de una sola empresa y por lo tanto está obligado a presentar la declaración al superar el margen de 22.000 euros.

En el segundo, Juan ha trabajado para tres empresas. De la primera ha ganado 10.000 euros, de la segunda 1.750 euros y de la tercera 1.000 euros ¿Está obligado a declarar? Sí, porque en total suma 12.750 euros y la suma de los ingresos de la segunda y tercera empresa superan los 1.500 euros.

Ahora en el tercer caso supongamos que Juan ha trabajado para una empresa que le ha pagado 8.000 euros y además ha estado en paro cobrando 3.000 euros. En este caso no estaría obligado a declarar porque juntando lo percibido de los dos pagadores (el paro es como una empresa en el IRPF) no alcanza los 12.643 euros al año.

Además existen otros límites a las rentas que puedes cobrar, como inversiones o actividades económicas, que harán que estés obligado a presentar la declaración de IRPF y que resumimos en este enlace.

Cuidado al sumar rentas, porque el dinero que recibiste durante las prácticas también cuenta para hacer la renta 2018. Si has disfrutado de prácticas remuneradas, estas tendrán la consideración de rendimientos del trabajo.

Cómo funciona el IRPF y las retenciones

Lo siguiente que habremos de conocer es el funcionamiento del IRPF, aunque sea de forma muy sencilla. En la declaración de la renta pagamos por nuestros ingresos del trabajo y por los beneficios que generen nuestras inversiones. En este sentido, se suman los ingresos laborales y se aplican una serie de reducciones en función de la situación personal para después dar con el tipo marginal y tipo medio de IRPF que pagará cada contribuyente.

Los tramos de IRPF para la renta 2016 tanto para quienes hacen por primer vez el IRPF como para contribuyentes antiguos son los siguientes, divididos además por tipo estatal y autonómico, ya que la renta tiene un componente autonómico para adecuarse a cada región.

Pero quizás lo más interesante a efectos prácticos sea el funcionamiento de las retenciones de IRPF en 2018, ese concepto que mes a mes vemos en nuestras nóminas. Básicamente se trata de un dinero que Hacienda detrae de nuestras nóminas en previsión del dinero que después habremos de pagar al hacer la declaración de la renta. Si el resultado final del IRPF supera la cuantía del dinero retenido, habremos de abonar la diferencia a la Agencia Tributaria, mientras que si es inferior, será la AEAT quien deba devolvernos ese dinero al habernos retenido de más durante el ejercicio. Aquí puedes calcular cuál es la retención que te corresponde.

Además, debes saber que existen una serie de mínimos personales y familiares por los que no tributarás. Este es el dinero imprescindible que Hacienda considera que necesita todo el mundo para sobrevivir en función de su situación y que, de forma muy resumida, se restará a tus ingresos a efectos de calcular la base imponible general, que será la que pase por las tablas de IRPF que figuran arriba.

mínimo personal y familiar en la renta

Para que lo entiendas mejor, una persona soltera que haya ganado 25.000 euros será como si sólo hubiese ingresado 19.850 a efectos de IRPF una vez aplicado el mínimo personal. Además, a ese dinero habrá que restar las posibles deducciones a las que tenga derecho, tanto en el tramo estatal como autonómico. Eso sí, si tienes menos de 25 años y vives con tus padres, haz cálculos. Si presentas el IRPF por primera vez por tu cuenta, tus padres no podrán incluirte en su declaración y perderán los beneficios por los hijos en la renta.

Y es que la renta 2018 se compone de una parte común en todo el territorio nacional salvo Navarra y País Vasco, y otra autonómica para que cada región pueda adaptar el impuesto a sus necesidades. Esto se traduce en deducciones únicas o cuyo importe varía dependiendo de donde hagas el IRPF.

Además, las retenciones de IRPF sirven de base para el cálculo del resultado de la renta. Si te han retenido de más, Hacienda te deducir y si te han retenido de menos, serás tú quien pague. Del mismo modo, deducciones como la de vivienda, se te pagan con lo que has ido aportando a través de las retenciones de IRPF.

Tus ahorros en el IRPF

Al dinero de la nómina, de tu trabajo, habrá que sumar después el de tus inversiones, en caso de tenerlas. A excepción de planes de pensiones y PPAs, sólo pagarás impuestos por el beneficio que obtengas de tus ahorros y éste tributará dentro de las rentas del ahorro, cuya escala es diferente a los tipos de IRPF que has visto. Las rentas del ahorro se dividen en ganancias patrimoniales y rendimientos de capital mobiliario e integran todas las operaciones. Dicho de otra forma, si has ganado invirtiendo en bolsa pero has perdido con un fondo, se restarán para dar con la ganancia real, que es por la que pagarás impuestos.

El porcentaje que deberás pagar por el beneficio es el siguiente:

Base imponible del ahorro en el IRPF 2018:

  • Entre 0 a 5.999 euros –19%
  • Entre 6.000 euros 49.999 euros –21%
  • A partir de 50.000 euros –23%

Precisamente por cómo está articulado el IRPF y porque el resultado puede ser a devolver, conviene por lo menos hacer una simulación de la renta, incluso si no estamos obligados a declarar. Y es que en este caso es muy posible que Hacienda termine por devolvernos las retenciones que nos haya practicado o por lo menos parte de ellas. Si no, ese dinero se lo quedará el Estado.

Solicitar el borrador

Ahora llega el momento de ponerse manos a la obra ‘de verdad’ y empezaremos por solicitar el borrador de la renta 2016, que es la estimación que Hacienda hace de nuestra declaración con los datos que posee. Ya explicamos en un post anterior como pedir el borrador para la primera declaración, así que en esta ocasión haremos un resumen de la operación.

Para conseguir el borrador deberás dirigirte a la pestaña de Renta 2018 de la página web de la Agencia Tributaria y acudir a la sección de “Obtener el número de referencia”. Podrás hacerlo de tres formas, con la casilla 475 de la renta 2017, con certificado digital o con tu clave PIN. Lo más sencillo es que uses una de las dos últimas, pero si no estás dado de alta en el sistema PIN y no tienes certificado, puedes usar el primer sistema indicando que no hiciste la declaración de la renta 2017.

Una vez completes la operación te llegará al móvil un mensaje con el número de referencia de tu renta 2016. Con este dato podrás entrar en el apartado de “Servicio tramitación borrador / declaración (Renta WEB)” de la página de la AEAT.

Al entrar sólo tendrás que seguir las indicaciones y tendrás tu borrador, así como tus  datos fiscales -en realidad los datos que Hacienda tiene de nuestras finanzas-. Precisamente por eso habrá que enfrentar esos datos fiscales con los que nosotros poseemos y que serán las cartas de los bancos con el membrete de “Información fiscal” que incluirá todo lo relativo a nuestras inversiones y cuentas corrientes, los de nuestras nóminas y otros como por ejemplo las ganancias derivadas del juego, por poner un ejemplo.

Con el número de referencia podrás acceder al sistema Renta Web, que podría definirse como un borrador de la renta 2018 mejorado respecto a ejercicios anteriores con funcionalidades que hasta entonces sólo estaban disponibles con el programa Padre.

Gracias a Renta Web podrás acceder a tu predeclaración desde cualquier dispositivo, ya que funciona como un programa en la nube, y repasar ahí los datos del borrador para modificar lo que no esté correcto e incluir los datos que falten.

Deducciones: cómo pagar menos por tu primer IRPF

Lo normal es que quienes hacen por primera la declaración de la renta no puedan aplicarse muchas deducciones en el IRPF. La relativa al alquiler de la vivienda habitual suele ser una de las más comunes, aunque también pueden incluirse otras como la del fomento de autoempleo dependiendo de la situación personal. En cualquier caso, si quieres conocer todas las deducciones estatales, las tienes disponibles en este enlace. A este respecto debes saber que existen una serie de deducciones autonómicas que varían en cada región, sirven para adaptar el impuesto a la realidad de cada comunidad y que no debes dejar de repasar.

Comprobaremos el resultado y veremos si cuadra o no con lo que nos dice el borrador. En caso afirmativo podremos confirmar el borrador de la renta por teléfono o a través de internet como explicamos aquí. Si el resultado es diferente, tanto a favor como en contra, podemos modificar el borrador y presentar la declaración online o, con el propio Programa Padre, imprimir el resultado y presentarlo en las oficinas de la Agencia Tributaria o en cualquiera de las entidades colaboradoras.

Desde la misma aplicación podrán presentar el borrador online como explica en el primer vídeo.

Aprovecha Renta web, verifica el borrador

No confirmaremos el borrador directamente ni mucho menos. De hecho, el siguiente paso será comprobar si el borrador está bien hecho. Esto es quizás lo que más incertidumbre suele generar, pero al final el proceso es mucho más limpio y sencillo de lo que pueda parecer. Para guiarnos a través del mismo utilizaremos Renta web.

Renta Web te permite ‘jugar’ con el borrador generado, añadir y quitar datos y eso es precisamente lo que debes hacer. Repasa todos los datos fiscales que se han trasladado y los que no para ver que todo sea correcto y comprueba que no te dejas ninguna deducción a la que tengas derecho. Pon especial atención a las autonómicas, que suelen ser las más adaptadas para los jóvenes.

Estos dos enlaces te ayudarán a no cometer errores:

¿Compensa hacer la declaración?

Si tienes dudas sobre si debes o no hacer finalmente la declaración, recuerda que el hecho de presentar el IRPF un año no te obliga a hacerlo también al año siguiente. Esto también se aplica al borrador de la renta, de manera que por haber pedido tu borrador no tienes porqué confirmarlo. La decisión sobre si declaras o no es libre siempre que no estés obligado.

Lo que siempre debes hacer, sí o sí, es realizar el cálculo de cuál sería el resultado de la declaración de la renta 2016. Si sale a devolver y has ganado menos de 8.000 euros, recuerda que si eres menor de 25 años todavía puedes hacer la renta con tus padres e igual el resultado para tu familia en conjunto es mejor.

Si te sale a pagar aunque hayas ganado poco, piensa que es porque te han retenido menos de lo que debían y que en cuanto sumes algunas deducciones el resultado cambiará.

¿A que ya no parece tan difícil hacer la declaración? Y en cualquier caso quienes todavía tengan dudas pueden pedir cita previa con Hacienda para que los técnicos de la Agencia Tributaria les ayuden a confeccionar la declaración. Si tienes pensado hacerlo, recuerda que las citas suelen terminarse pronto y que en cualquier caso la responsabilidad de que después la renta esté mal o bien rellenada seguirá siendo tuya, no de la Agencia Tributaria por más que ellos hayan rellenado efectivamente el modelo 100 de IRPF.

También te puede interesar

Cómo hacer tu primera factura como freelance

Quienes están obligados a hacer la declaración de la renta

Qué casa considera Hacienda tu vivienda habitual

Imágenes – BlueSkyImage y patpitchaya en Shutterstock

Publicidad

¿Algo que añadir? ¡No te cortes!

Loading Facebook Comments ...