Bolsamania

Opel Mokka X, un SUV extraordinario

opel-mokka-x-2017

Antes del Crossland X, presentado recientemente, Opel se había adentrado en el segmento de los SUV urbanos con el Mokka. Presentado por primera vez en 2012 en el Mundial de París y comercializado en 2013, el vehículo tuvo mucho éxito, 600.000 ejemplares fueron vendidos en Europa en poco menos de 3 años de comercialización.

El fabricante no se duerme en los laureles desvelando el Mokka X. El cambio de nombre no anuncia una revolución, sino ante todo la creación de una gama X que designará a los vehículos más aventureros de Opel.

Los nuevos cambios

La coherencia de gama es un caballo de batalla de la marca. Los cambios aportados al Mokka X apoyan esta estrategia.

La calandra ha sido revisada completamente, y gana en prestancia. El cromo en forma de ala de pájaro que se extiende sobre toda la longitud permite ofrecer una sensación de vehículo más ancho. Los faros en forma de almendra de la versión anterior se vuelven más agresivos, y adquieren una firma luminosa LED.

Globalmente, la nervadura de esta parte delantera es más pronunciada. El Mokka X gana en identidad y retoma un aspecto más viril.

Sobrio pero elegante

El interior del Mokka X ha sido revisado en profundidad, y se presenta mucho más seductor. Su diseño es sobrio pero armonioso, matizando las curvas más discretas. Un injerto de plástico rompe la uniformidad del cuadro de mandos. A falta de ser más acogedor, ofrece un poco de personalidad al conjunto, al igual que los materiales utilizados que son de buena calidad.

Destaca la presencia de una pantalla táctil de 7 u 8 pulgadas bien integrada, que permite a Opel olvidarse de la generación anterior.

Los 4m28 del Mokka X le permiten asumir su papel de vehículo familiar. Los niños tendrán sitio, incluso creciendo, y el espacio entre las piernas es mucho más generoso.

El maletero dispone de un volumen de 356 litros, 1372 litros con el asiento trasero abatido, aunque es inferior al de varios de sus competidores como puede ser un Renault Captur, o el Peugeot 2008. En cualquier caso, es ampliamente suficiente para un largo fin de semana, aunque no conviene cargarse con demasiadas maletas.

La cuestión del motor

Si hay algo donde la elección se hará rápido, será en la motorización. El Mokka X está disponible en diésel 1,6 CDTI 110 caballos ecoFLEX en entrada de gama, y 136 caballos. En gasolina, el motor es un 1,4 turbo de 140 caballos, o de 152 caballos para la versión de alta gama.

De hecho, el uso en 4×2 o en 4×4, caja manual o automática, va a imponer la motorización simplemente. Al mismo tiempo, Opel tiene razón al hacer las cosas más sencillas. El motor responde bien, las aceleraciones son francas, y la caja es suave durante la conducción.

Resultado, el Mokka X es agradable en ciudad, pero también es perfecto en autovía. Con una conducción relajada, se consume entre 6 y 7 litros cada 100km.

Foto – Km77

'Mokka X ','Opel ','Suv ',