ep fabrica china viscofan
Fábrica china de Viscofan VISCOFAN - Archivo

Norges Bank, el fondo soberano de Noruega, aprovechó el desplome bursátil del 20% de Viscofan , que se produjo a finales de octubre tras lanzar un profit warning, para comprar un 2% del capital del fabricante navarro de envolturas alimentarias.

Según ha notificado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el gestor de activos elevó su presencia hasta el 5,201% desde el anterior 3,236% el pasado 2 de noviembre.

Al contrario que en otras empresas como DIA, donde cuenta con participaciones a través de productos financieros derivados, la presencia en Viscofan se articula a través de un paquete de 2,42 millones de acciones (2.424.023).

Desde el pasado mes de marzo, la participación de Norges Bank se había mantenido en el mencionado 3,236%, un paquete de 1,5 millones de acciones (1.508.056), por lo que el gestor noruego compró 915.967 títulos tras el desplome del 20%.

El máximo accionista de Viscofan es Corporación Financiera Alba. El brazo inversor del banco mallorquín Banca March controla el 11% del capital. Además, hay varios gestores de activos y fondos de inversión que son accionistas relevantes. Es el caso de los fondos estadounidenses APG Asset Management (5,16%) y Marathon Asset Management (4,92%).

Aunque tras su último movimiento, Norges Bank se ha situado como segundo mayor accionista, por delante de estas dos gestoras. Dentro del Consejo de Administración, Santiago Domecq controla el 5,05% del capital, seguido de Néstor Basterra (0,45%).

HUNDIMIENTO HISTÓRICO

Viscofan sufrió el pasado 26 de octubre el mayor desplome bursátil de su historia. Un desplome que llevó al título a marcar nuevos mínimos anuales en 47,98 euros y a borrar de un plumazo las ganancias anuales acumuladas. Aunque es necesario recordar que el valor marcó máximos históricos el pasado 18 de septiembre en 65,40 euros.

El presidente del grupo, José Domingo de Ampuero y Osma, señaló que el crecimiento esperado de los resultados para el conjunto del año se situará "ligeramente por debajo de nuestras expectativas iniciales". La compañía añadió que la fortaleza del mercado durante la primera mitad del año se ha frenado en el tercer trimestre por el descenso registrado en los emergentes, especialmente China y el sudeste asiático.

Tras el 'profit warning', los expertos de Berenberg recortaron el precio objetivo de la compañía de 57,50 euros a 55 euros, así como sus previsiones. Estas modificaciones buscaron "reflejar" la debilidad del tercer trimestre y la futura presión sobre el margen de beneficios, han explicado desde el banco de inversión alemán. El valor cotiza en 52,25 euros por título.

Noticias relacionadas

contador