Bolsamania

Volvo fabricará sólo coches eléctricos e híbridos a partir de 2019

El motor de combustión interna ha muerto, al menos para Volvo. El fabricante sueco ha anunciado esta semana su intención de fabricar sólo coches eléctricos, como mucho híbridos, a partir de 2019. Este es pues el último año en el que la marca venderá coches de gasolina.

En Volvo están convencidos de que la creciente popularidad de los coches eléctricos entre los consumidores acabará convenciendo a los fabricantes de automóviles más tradicionales para pasarse a la producción de vehículos híbridos y eléctricos en los próximos años.

Híbridos: una transición con fecha de caducidad

El gran cambio que plantean los suecos es que todos sus coches producidos a partir de 2019 estarán asistidos por un motor eléctrico que mejorará su eficiencia. Hay dos opciones: la de los llamados “sistemas híbridos suaves”, que utilizan un motor eléctrico para soportar la propulsión de un motor de combustión, y la de los “híbridos enchufables”  que todos conocemos y que permiten que un coche funcione completamente en modo eléctrico durante un tiempo. Volvo utilizará ambos sistemas.

El año pasado en Europa las ventas de coches híbridos supusieron ya el 2% del total de ventas, una cifra que parece insignificante pero que refleja un crecimiento importante.

Pero aunque vamos a vivir unos años dorados para este tipo de vehículos, lo cierto es que los coches híbridos representan solamente una transición que no durará mucho tiempo. Cuando los costes de producir coches eléctricos se igualen a los de los actuales coches de motor de combustión, los híbridos ya no tendrán razón de ser. Tal vez en Volvo lo sepan ya y tratan de explotar el filón mientras dure.

Compromiso medioambiental, pero también cuestión de imagen

“Se trata del cliente”, explica el presidente de la compañía, Håkan Samuelsson: “La gente demanda cada vez más coches eléctricos y nosotros queremos responder a las necesidades actuales y futuras de nuestros clientes”.

Volvo espera así mejorar su imagen de empresa entre el público al reducir su huella de carbono y contribuir a hacer las ciudades del futuro más limpias. La idea es que la gente identifique a Volvo como una marca comprometida con el medio ambiente y no como hasta ahora, con “un fabricante de coches seguros pero aburridos”.

Siguiendo este camino, Volvo espera vender un millón de coches eléctricos para 2025 con el  lanzamiento cinco modelos totalmente eléctricos entre 2019 y 2021, diseñando así lo que sin duda será una de las ofertas más amplias de la industria.

Fotos – Volvo