Bolsamania

¿Va a desaparecer Renault?

Esta semana el ministro francés de economía, Bruno Le Maire, dejó al país vecino conmocionado con unas declaraciones en las que afirmaba que era más que probable que Renault dejase de existir. La bancarrota de la histórica marca, todo un símbolo de Francia, parece inevitable, y no es seguro que el estado quiera (o pueda) rescatarla del desastre.

“Renault puede desaparecer”. Esa afirmación refleja la gravedad de la situación que atraviesa el grupo automovilístico francés, ya muy frágil ante la crisis del Covid-19. El plan de reestructuración que se presentará en breve viene rodeado de feos rumores que hablan de cierres de plantas en todo el mundo y la reconversión de factorías tan icónicas como la de Flins en fábricas de producción de baterías para vehículos eléctricos.

En Francia se ha abierto un debate respecto a la posibilidad de que el estado esté dispuesto a no tenderle una mano a la marca del rombo. Según Emmanuel Le Chypre, columnista económico de BFM Business, “si el estado no dejó caer al grupo PSA, que estaba al borde de la bancarrota en 2013, no se entendería que sí dejara caer a Renault “.

Las únicas opciones para Renault

Ante tal escenario, las únicas opciones actuales para salvar a Renault de la desaparición serían estas:

  1. Nacionalización. La idea puede sonar disparatada, aunque es cierto que para Francia esta marca forma parte de la imagen exterior del país y constituye una joya industrial histórica. Sin embargo, este plan no parece creíble con el gobierno de corte liberal de Macron.
  2. Plan de ayuda estatal. Junto con la opción de “dejar caer” a la empresa, es la salida más viable para el gigante francés de la automoción. Esta pasaría por recentralizar la producción mundial, cerrando fábricas fuera del país y manteniendo los 48.000 puestos de trabajo de Renault en Francia.
  3. Compra por parte de un grupo extranjero. Otra vía de salida, en principio la menos probable. En todo caso, la absorción de Renault por parte de algún gran grupo industrial extranjero es algo que el estado francés no vería con buenos ojos.

Fotos – Renault