Bolsamania

Tragedia en las 24 Horas de Le Mans

La prueba de resistencia más legendaria, las 24 Horas de Le Mans, se ha teñido de luto con la noticia de la muerte del piloto danés Allan Simonsen, de 34 años, después de sufrir un espectacular accidente en los primeros minutos de la carrera.

Lo que tenía que ser una fiesta ha acabado en tragedia. Anunciábamos aquí los preparativos que se llevaban a cabo en el circuito francés de La Sarthe para celebrar el 90º aniversario de la prueba, aunque todo esto ha quedado ahora en segundo plano.

Un accidente en la tercera vuelta

Todo sucedió en la tercera vuelta, cuando el Aston Martin número 95 pilotado por Simonsen, el gran, favorito de la clase GTE Am, se salió de manera inexplicable de la pista y acabó impactando con violencia contra las barreras de protección. Con la prueba detenida, el piloto fue atendido en la pista y posteriormente evacuado en ambulancia. Estas son las imágenes del fatal momento:

http://www.youtube.com/watch?v=orB7ev0Iwy4

Por megafonía y también a través de Radio Le Mans, la radio oficial de la carrera, se comunicaba que el piloto había salido ileso. Se trataba por desgracia de una confusión y horas más tarde los organizadores comunicaban su fallecimiento.

Era la séptima participación del danés en la mítica prueba de resistencia, donde este año iba a pilotar un Aston Martin Vantage V8 compartiendo volante con sus compatriotas Christoffer Nygaard y Kristian Poulsen, a los que vemos en la imagen de cabecera, con Simonsen en el centro.

Otros accidentes en la historia de Le Mans

Por desgracia, la historia de las 24 Horas de Le Mans está salpicada de trágicos accidentes. El peor de todos sucedió el 11 de junio de 1955, una catástrofe llamada “El desastre de Le Mans” en el que murieron el piloto francés Pierre Levegh y 82 espectadores.

Aquella tragedia conmocionó al mundo del automovilismo y la opinión pública acabó aplaudiendo la decisión del gobierno galo de suspender las competiciones de motor hasta que no se cumplieran unas estrictas normas de seguridad.

Hay que decir que en 1955 los coches de carreras no contaban apenas con dispositivos de seguridad: los pilotos rechazaban los cinturones que limitaban sus movimientos y los cascos no cubrían la totalidad del cráneo. Tampoco se observaban las normas actuales en cuanto a espectadores, gradas y zonas de seguridad.

Fotos – Crash