Bolsamania

Toto Wolff: “No tenemos nada que ocultar”

El próximo jueves se celebra el juicio que va a dirimir la sanción que tendrá Mercedes por su polémico test de los 1000 kilómetros con Pirelli. La vista tendrá lugar en París y la llevará a cabo el Tribunal Internacional. Sin duda, será un día muy importante para el futuro de la Fórmula 1, ya que el castigo que se le impondrá a la escudería germana servirá como punto de inflexión de aquí al futuro. La mayoría de voces expertos apuntan a que el equipo teutón va a recibir un castigo ejemplar, que servirá como escarmiento para que los demás se lo piensen antes de hacer algo así. Eso sí, se espera que la sanción afecte al equipo y, en todo caso, al Mundial de constructores pero nunca al de pilotos.

wolff

Aunque no todos están de acuerdo en este punto. En las últimas semanas, portavoces de escuderías muy importantes como Lotus o Ferrari se han posicionado a favor de un castigo que también se deje notar en la clasificación. Incluso Red Bull ha sido uno de los equipos más críticos con el incidente protagonizado por Mercedes, algo que resulta paradójico teniendo en cuenta que el gigante austríaco lleva toda la temporada peleando porque la marca de neumáticos cambie las gomas para su propio beneficio.

Sin embargo, el responsable de Mercedes, Toto Wolff, se muestra confiado en que la resolución no sea perjudicial para los suyos: “No tenemos nada que ocultar. Hemos preparado nuestros documentos, el jueves llegará el juicio, y vamos a ver si podemos vivir con ello. Nosotros no nos marcamos este resultado u otro, ni siquiera debemos decir que tendremos necesariamente una sentencia absolutoria. No hay juicio que estamos esperando. Nuestro pensamiento es que no hemos hecho nada malo“. Aunque lo cierto es que las informaciones reveladas por el diario ‘The Guardian’, con documentación incluida, hacen pensar que Mercedes no se irá de rositas. Y es que peligra el puesto de varias personas. Una de ellas es Ross Brawn, jefe absoluto de la escudería germana que podría sufrir una inhabilitación. Pero también existen otras personalidades que se pueden ver afectadas. Este es el caso de Charlie Whiting, hasta el momento director de carrera que, según lo publicado en los últimos días, dio el visto bueno al polémico test. A falta de pruebas deportivas, todas las miradas están puestas en el Tribunal Internacional de París. Mercedes puede terminar siendo la escudería que pague todos los platos rotos.