Bolsamania

Renault R8 Gordini, para los nostálgicos de los 70

 

De 1964 a 1970, transcurrieron seis años para que el Renault R8 Gordini se convirtiera en un coche mítico. Este modelo marca una ruptura en la historia de la marca Renault. Accesible para todos los públicos, el coche democratizó la práctica del deporte automovilístico en Francia. Con unos rendimientos en carretera inigualables, el R8 consiguió dominar a Porsche y a Alfa Romeo.

R8 Gordini, un coche mágico

Imposible hablar del R8 Gordini sin evocar a su maestro: Amedee Gordini. Mecánico convertido en piloto de carreras, y luego fabricante con talento, Gordini es casi un alquimista, capaz de transformar el plomo en oro, a imagen de los Simca 5 y 8, que se transforman en bólidos para las 24 horas de Le Mans. El R8 Gordini sucede al Dauphine Gordini en la historia de los éxitos de Renault. Así inaugura una nueva era: la de la conducción deportiva al alcance de todos, gracias a su precio tan atractivo. Es el coche del hombre con prisas.

Presentado en 1962 y salido de la fábrica en 1964, el R8 Gordini revoluciona la conducción deportiva. Introduce un nuevo elemento técnico en el tren trasero para una mejor estabilidad. La hora de los deslizamientos acrobáticos llegó: un ingrediente “espectacular” introducido en el rallye de coches de hoy en día.

El R8 presenta un look y un potencial mecánico extraordinario. Las dos bandas blancas de la carrocería, en el sentido de la carretera, y su color azul Francia “Gordini” forjaron la leyenda. También su comportamiento en carretera, y una mecánica muy trabajada, con el sello del espíritu “inventivo” de Gordini.

Renault va más allá, alcanzando los 170 km/h, un límite simbólico en aquella época. Con una potencia de 77,5 caballos debajo del capó, los cuatros amortiguadores de atrás materializan la calidad de sus rendimientos en carretera.

Con los años, Gordini perfecciona su pequeña joya. En 1965 lanza el Gordini 1300, un modelo de mayor cilindrada que alcanza los 175 km/h. El modelo incorpora una caja de cambios de 5 velocidades. Es el apogeo del R8 Gordini, ilustrado por una serie de triunfos en las carreras de coches. Dos victorias en Tour de Córcega en 1965 y 1966 completan la consagración de 1964. En 1968, el rallye de Marruecos corona por última vez el modelo emblemático en las grandes carreras. En 1970 suena la hora del descanso para el R8 Gordini… Con un digno heredero para garantizar la sucesión: el R12 Gordini, se escribe el último capítulo de la leyenda “Gordini”, antes de que Renault se decidiera a relanzarlo en 2009.

Foto – Shannons