Bolsamania

Renault Baccara, el proyecto de compacto eléctrico urbano del estudio de diseño de Samsung

Algunos prototipos de coche tienen éxito y consiguen llegar a la fase de producción, pero la mayoría de ellos se quedan en eso, una idea curiosa pero irrealizable, un bonito proyecto olvidado en un cajón. Y a veces, como en el caso del Renault Baccara, eso es muy injusto.

El concepto Baccara fue concebido por Guillaume Mazerolle durante su pasantía de cinco meses en el estudio de diseño de Renault Samsung en Corea del Sur, bajo la supervisión de los ejecutivos de diseño Raphael Linari y Andrey Basmanov, con Seonhong Lee y Minseok Kang como responsables del diseño 3D.

Mazerolle estudió a fondo el tráfico en la ciudad capital del país, Seúl, reconociendo que los automóviles del futuro podrían necesitar reducir su tamaño a medida que las áreas urbanas se llenen de gente. Y así nació la idea del Baccara.

Según Mazerolle, “las ciudades del futuro serán cada vez más grandes en las que el tráfico será cada vez más denso (…) Imaginamos que en 2025 el coche compartido seguirá progresando y aparecerán en circulación los primeros coches totalmente autónomos. Pero creemos que el placer de conducir sobrevivirá y que algunas personas siempre preferirán la movilidad individual ”.

Así, el Renault Baccara estaría destinado a ser el último vehículo eléctrico compacto individual premium para las ciudades. Al menos desde el punto de vista del estilo, ofrece un aspecto más dinámico que por ejemplo el Renault Zoe o el Mini Eléctrico.

El nombre del vehículo es un guiño a ciertos modelos de los años 80 y 90 del fabricante de automóviles francés, mientras que su tamaño alcanza un máximo de 4 metros de longitud. Las baterías y el motor eléctrico se colocaron en la parte trasera para un mejor manejo, sin dejar de permitir una configuración 2 + 2 de dos adultos y dos niños.

El interior muestra una cabina completamente acristalada con visibilidad de 360 ​​grados, una línea diagonal fuerte para el perfil y una unidad de luz trasera que llega hasta las manetas de las puerta.  Los faros delanteros tienen forma de hoja que se extiende por todo el ancho del Baccara, mientras que pequeños cortes verticales dividen la superficie por debajo.

Si el Baccara está destinado a no ser un coche de producción, al menos debería ser un referente para el diseño de los futuros vehículos urbanos.

Fotos –  Guillaume Mazerolle