Bolsamania

Old Car City, un curioso museo de coches clásicos americanos abandonados

Hoy visitamos un lugar que levanta pasiones enfrentadas entre los amantes de los coches, pues produce curiosidad y tristeza a la vez. Se halla en un rincón olvidado del estado de Georgia, en Estados Unidos, unos 80 km al norte de la ciudad de Atlanta. Este sitio se llama Old Car City y se trata, tal y como se explica en el cartel que recibe a los visitantes, “The world’s oldest junkyard jungle“, la chatarrería más vieja del mundo.

En este extraño depósito de vehículos abandonados se amontonan más de 4.000 coches americanos clásicos de diferentes marcas. Hay viejos modelos de Ford, numerosos Cadillacs de grandes alerones e incluso un camión Mack de 1941.

La historia de este curioso lugar se inició en 1931 cuando la familia Lewis abrió una tienda en un pequeño pueblo llamado White, fundado sólo unos pocos años antes. Diez años después, cuando Estados Unidos entró en la Segunda Guerra Mundial, algunos recursos básicos como el acero y los neumáticos comenzaron a escasear. Los Lewis decicieron entonces empezar con el negocio del desguace,  comprando todos los coches viejos que caían en sus manos para vender sus piezas.

El desguace se convirtió en una especie de museo en 1970, cuando el hijo del fundador decidió conservar los coches en lugar de desguazarlos y venderlos a trozos. Conservar es mucho decir, en vista del estado de la mayoría de estos vehículos, pero sí es cierto que los coches no se desmontan y de vez en cuando uno de ellos es restaurado para ser subastado.

Aunque todo aquí está en venta, en todo caso este no es un lugar para los cazadores de gangas pues los precios son altos. Los propietarios de Old Car City saben que se gana más cobrando entrada a los visitantes (entre 15 y 25 dólares americanos) para que curioseen y fotografíen estos viejos coches, que vendiéndolos.

Fotos – Dolf Botha