Bolsamania

Mercedes Clase C break

 Mercedes

Lanzado hace seis meses, el Clase C berlina no sedujo a todos desde un principio por su confort, su refinamiento a bordo, y sus prestaciones en carretera. Frente a la anterior generación, hemos asistido a una auténtica subida de gama. Muchos usuarios hablan incluso de este Clase C como si fuera un “Mini Clase S”.

Hoy en día, esperamos que la versión Estate sea de la misma calidad, entre otras cosas porque esta carrocería break es muy esperada. Ha sabido seducir a cerca de 400.000 clientes en todo el mundo desde 2007. Y el año pasado se vendieron 50.000 unidades.

Mercedes tiene pues que jugar una carta con este nuevo break Clase C, si se distingue por las mismas cualidades que la berlina: la de fidelizar a su clientela, seduciendo a una parte de la de la competencia.

Novedades del Clase C break

De perfil destaca la línea del techo, que es más estilizada que en el modelo anterior, y el alerón está más inclinado con la integración de una luna más redondeada. Los faros son horizontales. También se observa que Mercedes se ha permitido el lujo de dinamizar la silueta de su break familiar, ganando en optimización del volumen interior.

Pero frente a la precedente generación, el nuevo break Clase C toma envergadura, prolongándose de 9,6 cm y ganando en anchura en unos 4 cm. El espacio interior gana en tamaño, con un estiramiento de 8 cm. Las nuevas medidas deberían garantizar una mejor estabilidad y un comportamiento en carretera de altos vuelos.

Contrariamente a lo que se pudiera pensar, el peso ha disminuido en unos cincuenta kilos de media, hasta los 65 kg en función de las versiones. Gracias a una estructura compuesta en un 46% de aluminio, frente al 9% anterior.

Foto – Turbo