Bolsamania

Los beneficios de la nueva tecnología MQB para Volkswagen

HBN73mOB_Pxgen_r_Ax541

Ulrich Hackenberg, ése es el nombre. Jefe del departamento I + D y miembro de la ejecutiva del grupo Volkswagen, nació en 1950 en Herne (Alemania). Se le considera padre del Golf VII. Bajo la supervisión de “Hacki” para sus colegas de empresa, se ha desarrollado la tecnología MQB (Modulare Querbaukasten – sistema de construcción transversal modular) en la que el gigante de la automoción ha invertido más de 50.000 millones de euros.

Con el montaje de piezas de automóvil según esta tecnología comienza una nueva era en Volkswagen. Por medio de muchos componentes iguales la fabricación y el desarrollo de modelos futuros será más económica y ahorrará en tiempo. En pocos años deberán de ser equipados anualmente 3,5 millones de automóviles con componentes provenientes de esta plataforma.

Este principio de fabricación estilo “Lego” no es nuevo para éste ingeniero de mecánica. Tras varias paradas en VW se volvió a enrolar en las filas de Audi en el año 2002. El lugar donde comenzó su carrera empresarial en 1985. En Audi desarrolló la tecnología MQL (Modularer Längsbaukasten – sistema modular longitudinal). La diferencia con el MQB es la colocación del motor longitudinalmente en vez de transversalmente. La mayoría de los vehículos dentro de la multinacional VW por encima del Audi A4 ya se basan en esta tecnología. En 2007 la ejecutiva de Volkswagen le dijo que los resultados que obtuvo “Hacki” en Audi también los necesitaban en Volkwsagen por lo que cambió de empresa.

El problema inicial de la nueva tecnología es la amenaza de una llamada a revisión por error en una sola pieza. Conllevaría que millones de vehículos tuvieran que ser revisados. Pero Volkswagen está dispuesto a correr este riesgo. Tras haber anunciado récords en ventas en 2012, se espera que la multinacional también anuncie records en beneficios. Más de 22.000 millones de euros. Parece ser que Volkswagen esta al alza en todo el mundo: China, EEUU, Europa y en el resto del mundo.

golf7-chassis2Pero sin duda que la MQB es la mayor revolución constructiva en el mundo del automóvil de los últimos 25 años.

Tras la enorme inversión realizada en los últimos seis años la tecnología MQB ya ha comenzado a ser implantada en varios modelos como el A3, Seat León, el Skoda Octavia y por supuesto: el Golf. Ni Toyota, General Motors ni Ford cuentan ya con una plataforma con tanta modularidad, flexibilidad y sinergia como lo hace VW.

Las ambiciones de la multinacional son muy altas. Todo gracias al sistema MQB. Consideran poder aumentar sus ventas en hasta 10 millones de unidades con dos de cada tres coches fabricados sobre alguna variante de la MQB. En consecuencia esto los pondría a la cabeza pues ninguna otra marca cuenta con tanta diversidad de marcas, amplitud tecnológica así como una presencia tan global y una capacidad financiera tan enorme como la que tiene Volkswagen.