Bolsamania

Estrena un Ferrari y lo destroza en menos de una hora

No basta con tener el dinero suficiente para comprarse un Ferrari, también hay que tener ciertas aptitudes al volante para manejar un potente superdeportivo sin problemas y un mínimo de sentido común para que la cosa no acabe tan mal como por ejemplo acabó para este conductor británico.

Resulta doloroso incluso decirlo: el pasado 28 de julio este tipo salió de recoger su Ferrari 430 Scuderia de color negro recién comprado en el condado de Yorkshire, en el norte de Inglaterra. Excitado y eufórico por el hecho de poseer tan fabuloso coche, el buen hombre se metió en la autopista para dar gas, probar la potencia del motor y tal vez tratar de impresionar al resto de los conductores. Pero se le fue de las manos. Con el coche fuera de control, el conductor se asustó y trató de tomar una salida de la autopista sin lograr contener la potencia de su vehículo. El coche salió por el arcén y acabó rodando por el césped, donde se prendió fuego.

La policía de South Yorkshire acudió rápidamente a la llamada de auxilio. Casi de milagro, el conductor había salido del accidente prácticamente ileso, apenas con unos cuantos golpes y rasguños. Su Ferrari en cambio no tuvo tanta suerte y nada de él pudo salvarse después de que los bomberos extinguieran las llamas: sólo quedó un amasijo informe y humeante en el que apenas se podía adivinar la insignia del cavallino rampante.

“Era un Ferrari…”

Tan destrozado quedó el coche que los policías ni siquiera pudieron reconocer la marca. “Era un Ferrari -les explicó el conductor, casi sollozando- Lo acababa de recibir, lo recogí hace una hora”.  La hazaña es digna de récord. Falta por saber si la causa del accidente fue, como se presume, la escasa pericia del conductor o si se debió a alguna otra circunstancia.

Un caso parecido sucedió hace cinco años en nuestro país. En aquella ocasión, un Ferrari 458 Spider nuevo acabó convertido en chatarra en una carretera de Mallorca (ver la imagen de arriba). El conductor había comprado el coche por la mañana y lo había estrellado por la tarde. El resultado: siniestro total y 260.00 euros de coche tirados a la basura.

Fotos – CNN