Bolsamania

El nuevo Vettel: “No estoy pendiente de Alonso”

vettel

Si las palabras de Fernando Alonso se esperan con gran impaciencia entre los medios de comunicación que suelen cubrir la Fórmula 1, la expextación no decrece cuando el que se coloca detrás de los micrófonos es Sebastian Vettel. El piloto alemán estará en el asfalto de Montmeló desde este domingo, momento en el que ambos volverán a verse las caras, aunque se trate de un entrenamiento. El vigente campeón del Mundo, en su última comparecencia de prensa, se mostró educado pero distante ante la figura del asturiano: “Fernando es un buen competidor y una buena persona, es uno de los mejores del Mundial, pero la verdad es que no estoy muy pendiente de él, me centro en mi equipo y en mí mismo”.

Esta es, a grandes rasgos, la actitud que el germano ha decidido llevar a cabo desde hace un tiempo. Al término del curso pasado, las llamas de la polémica estaban muy encendidas por el modo en el que se produjo la victoria de Red Bull. Además, varios expertos en el paddock pensaban que los austriacos únicamente ganaron por el monoplaza, restando méritos al papel de Vettel. Si en un principio el teutón entró al trapo, ahora la cosa ha cambiado. Durante esta pretemporada, el equipo técnico de la marca de la bebida energética está teniendo la oportunidad de hacerle madurar, intentando así que mantenga una sana distancia con la competición, sobre todo en cuanto a lo mediático se refiere.

Y es que Vettel tiene mucho más que perder que Alonso. Del alemán es la responsabilidad y la presión, porque se sigue suponiendo que es el alemán el que lleva el mejor coche de la parrilla. Por el momento, en los primeros test de Montmeló Webber ha hecho un buen papel y Ferrari se ha decantado por realizar experimentos. Tanto es así, que el ‘Guaje’ terminó el pasado viernes con el peor tiempo de toda la clasificación, algo que obviamente no refleja la realidad. Por eso, es previsible que el equipo del ‘Cavallino Rampante’ tampoco se tome el domingo como un día de competición real. Ni Ferrari ni Red Bull quieren desvelar sus cartas hasta que el Mundial comience de verdad. Eso será el próximo día 17 de marzo en Australia y será entonces cuando las palabras de los pilotos queden relegadas a un segundo plano y únicamente importe lo que acontezca en el asfalto. La batalla más esperada está a punto de llegar.