Bolsamania

El equipamiento tecnológico de la nueva clase S

Intelligent Drive lo define Mercedes como la capacidad automática del vehículo, de apoyo al conductor para garantizar el mejor confort y la mayor seguridad posible. Los complejos asistentes a la conducción son capaces de analizar situaciones críticas del tráfico y han desarrollado una capacidad de entendimiento de cómo hay que reaccionar en cada situación.

Los coches de Mercedes pueden “ver” y es más, en situaciones críticas, pueden reaccionar adecuadamente como cuando por ejemplo, se cruza un peatón por delante del coche para evitar así, posibles colisiones.

“La clase S siempre ha sido la vanguardia de las innovaciones tecnológicas en la casa Mercedes” dice Dr. Hermann – Joseph Storp, director de línea de fabricación de la clase S y CL. Todas las innovaciones importantes y ante todo innovaciones en seguridad, encontraron entrada en la casa Mercedes por medio de la clase S. Desde la introducción de la caja de deformación (crumple zone), el Abs, los airbags o sistemas más sofisticados como el Presafe y una cantidad innumerable de asistentes, la clase S, una vez más, será referente en éstas innovaciones.

El desarrollo del freno Presafe que reconoce ahora a peatones podrá encauzar una reacción de frenado a velocidades lentas pero también a velocidades superiores a más de 50 km/h evitando así, la posible colisión. También reconoce vehículos que estén parados.

Decisivo en estas innovaciones es que el nuevo Mercedes clase S podrá recoger imágenes a los 360 grados y a ello ayuda la introducción de una cámara estéreo y el desarrollo de los sistemas de radar. El coche irá equipado con un radar trasero con un alcance de unos 80 metros. 12 sensores de ultrasonido y cuatro cámaras completan éste equipamiento de recogida de datos. Todos estos datos de diferentes sensores y cámaras, encuentran en la centralita el lugar donde serán analizados y serán la base para la toma adecuada de decisiones por los asistentes de ayuda a la conducción.

El sistema Distronic Plus con dirección asistida, ayudará al conductor a mantener una velocidad continua y a mantener el carril en momentos de atascos de tráfico, adecuando la velocidad automáticamente al vehículo que lo precede y llevando el coche de manera autónoma.

Introducen también en seguridad pasiva en la parte trasera del vehículo, la hebilla activa y el beltbag. La hebilla se activa tensando el cinturón de seguridad cuando un objeto se aproxima al vehículo a una velocidad crítica. El beltbag es una especie de airbag dentro del cinturón de seguridad. En el momento de colisión, el cinturón se infla reduciendo así las vibraciones de un impacto frontal.

Como primer vehículo del mundo, la nueva clase S, nace sin una sola bombilla de luz. Sus más de 190 LED iluminarán la carretera, el interior del vehículo y el maletero. El nuevo asistente de luces adaptativas Plus evitará que el conductor tenga que cambiar de luz de cruce a luz larga, regulando de una manera completamente automática las luces del coche y adaptando éstas al ambiente de luz que rodea al vehículo.

Toda esta tecnología tanto activa como pasiva se enmarca dentro del lema de Intelligent Drive de Mercedes: “Un paso más, hacia la conducción sin accidentes”.