Bolsamania

El Audi SQ5, un coche sorprendente

 Audi

Uno de los best-sellers de Audi, el Q5, se ha lanzado en versión deportiva, y con sorpresa para muchos, pues incorpora un motor diesel. En principio parece una asociación impensable, pero la verdad es que funciona muy bien.

Coged un Audi Q5 clásico, añadidle un motor TDI de 311 caballos, bajadle el chasis de 30 mm y obtenéis un SQ5, con una gran potencia y confortable al máximo.

Ciertamente, el SQ5 no es ligero (1,92 toneladas), pero hay que darle algo más que el cambio a modo “Dynamic drive”, con suspensiones firmes y una reactividad curiosa en las pequeñas ruedas irlandesas.

Un look cuidado y un consumo mínimo

El Audi SQ5 tan sólo consume 6,8 l/100km, en uso mixto, es decir, unos buenos resultados para un deportivo de este calibre.

Entre los detalles más sobresalientes que diferencian el SQ5 del Q5 están los retrovisores externos, la calandra un poco más estilizada, y unos parachoques rediseñados. Cabe destacar el color azul Estoril de efecto cristal: una apuesta segura entre un color discreto y brillante (+ 1.480 euros).

Un buen equipamiento de serie

El SQ5 está particularmente bien equipado de serie, con una cámara de marcha atrás, GPS, asientos de cuero, regulador, techo abierto panorámico… el precio de 69.900 euros hacen de este SUV deportivo Audi un modelo competitivo frente a un Q5 de acabado equivalente, puesto que la diferencia de precio tan sólo es de 5.000 euros.

A esto hay que añadirle 350 euros para el Audi Drive select, y 780 euros para un sonido Bang & Olufsen.

Foto – NoticiasCoches