AXA da un 30% de probabilidad a una recesión a corto plazo y la posterga a 2021

Su gestora adelanta que se pondrá neutral en bolsa durante este año y aconseja coberturas y alternativos

  • AXA IM ha llevado a cabo el estudio Voices, sobre tendencias de ahorro e inversión
beatriz barros lis axa
Beatriz Barros de Lis, directora general de AXA IM para EspañaAXA IM

AXA descarta la recesión a corto plazo. Le da un 30% de probabilidad en los próximos meses si se atiende a la curva de deuda estadounidense, incluso un 20% si se le suma la prima de los bonos, y la posterga a principios de 2021. En su estrategia de inversión, sin embargo, sus directivos adelantan que, durante el año, se pondrán neutrales en bolsa. “Habrá mejores momentos para estar”, aseguran.

Como recuerdan los responsables en España de su gestora internacional, AXA Investment Managers, la curva de deuda de EEUU es muy fiable como indicador adelantado de crisis. Su inversión -cuando los bonos a corto plazo pagan más que los bonos a largo plazo, contrario a la lógica financiera, consistente en que a más plazo, más riesgo y, por tanto, más interés- ha sido capaz de predecir ocho de las últimas 11 recesiones.

Según Jaime Albella, director de Ventas, el periodo medio que hay que esperar entre la señal y el inicio de una recesión es de unos 13 meses, vistos los episodios anteriores. “No prevemos una recesión en EEUU ni en 2019 ni en 2020. Según nuestras estimaciones, la curva se invertirá a finales de 2019, lo que podría dar comienzo a la recesión a principios de 2021”, asegura.

Hoy día, el bono americano a diez años paga un 2,8%. “De momento, no se ha invertido la curva. Da señal de desaceleración, pero no de crisis”, afirma.

Entre los principales riesgos que maneja AXA para el año que acaba de empezar, “Italia nos quita el sueño por el riesgo de contagio”, reconoce Albella. Respecto a Reino Unido y su salida de la Unión Europea, su gestora vislumbra como “lo más probable” un Brexit blando y no un Brexit duro. La firma descarta un segundo referéndum, así como unas elecciones generales.

SOBREPONDERADOS EN RENTA VARIABLE… PERO POR POCO TIEMPO

Aunque el 2018 ha sido un horror para los mercados y el 2019 se ha iniciado con muchos frentes abiertos en lo geopolítico, desde AXA IM tranquilizan a los inversores. “Buenos fundamentales y volatilidad es igual a oportunidades de inversión”, asegura Albella. Los fondos de la gestora están sobreponderados en renta variable, pero será por poco tiempo.

“Estamos volcados con la bolsa porque estamos sobreponderados en EEUU, sobre todo, aunque también en emergentes. Pero nos pondremos neutrales en renta variable a lo largo del año. Habrá mejores momentos para estar”, confía el director de Ventas. “Hemos estado diez años con expansión de múltiplos y ahora vemos lo contrario”, añade, consciente de que cobra más importancia que nunca las coberturas y las estrategias alternativas.

Las recomendaciones de la gestora de origen francés pasan por jugar temáticas concretas como las pequeñas compañías, la robótica y la tecnología o la longevidad en renta variable. Mientras, en renta fija, aconseja estar en bonos europeos ligados a la inflación y en deuda emergente de corta duración. En el bono americano a diez años, “su valor está en el entorno del 3,25%”, según la entidad.

AXA IM es de las pocas gestoras que se atreven en estos momentos a defender a las pequeñas y medianas empresas cotizadas. “En un contexto de final de ciclo, las grandes compañías están más ligadas al PIB”, y si este se desacelera o cae, ellas también lo harán en mayor medida que otras. Además, “las pequeñas empresas están acostumbradas a ganar terreno en sus respectivos mercados e innovan mucho”, justifican.

EL INVERSOR ESPAÑOL

La gestora ha llevado a cabo el estudio Voices, sobre tendencias de ahorro e inversión. En él, un 58% de los encuestados en España asegura que aumentará sus inversiones este año, aunque también menos de la cuarta parte (un 23%) reconoce tener productos de inversión. Según Beatriz Barros de Lis, directora general de AXA IM para España, habrá más inversión, pero buena parte de ella estará en liquidez o activos muy líquidos, dado el perfil conservador de los españoles.

“Los datos reflejan que hay confianza, liquidez y voluntad de invertir, pero también que es necesario apostar por la educación financiera”, señala Barros de Lis. De ahí que existan grandes diferencias en la asignación de las inversiones en función del nivel de renta.

Las rentas más elevadas, que en el estudio de AXA son a partir de 100.000 euros, destinan un 18% de sus inversiones a la renta variable y un 28% a inmobiliario, mientras que en los segmentos con menos ingresos, la asignación a bolsa es solamente del 10% y a inmobiliario, del 23%.