Balance de las sicav en 2018: se disuelven 126 y gestionan menos dinero que en 2014

La mayoría de sicav disueltas se integraron después en fondos

  • Novo Banco y GVC Gaesco son quienes más nuevas sicav han lanzado
ep pedro sanchez archivo
Pedro Sánchez (ARCHIVO)ÓSCAR DEL POZO/EUROPA PRESS

El 2018 deja un balance negativo para el negocio de las sicav. Se han registrado el doble de nuevas que en 2017, pero han sido pocas, únicamente seis. Además, se han disuelto 126 sociedades y el patrimonio total gestionado es el menor desde 2014, un volumen que vuelve a estar por debajo de los 30.000 millones de euros. El arrastre del mercado y la incertidumbre política sobre su posible cambio de régimen son las causas de su pérdida de atractivo.

El dato positivo para las sicav es que, en 2018, a pesar de la pérdida de confianza en el vehículo por parte de los inversores, se han registrado seis nuevas sociedades, el doble que un año antes. Novo Banco y GVC Gaesco han montado dos cada una y han sido las entidades más activas. Las otras firmas que han estrenado sicav han sido KBL y Andbank.

No obstante, el balance neto de sicav en el año es de -120. Según el Informe de Mercado de 2018 de BME, 126 sicav han abandonado el MaB, “la mayoría por disolución e integración posterior de su patrimonio en fondos de inversión”.

En las últimas elecciones generales, los cuatro grandes partidos políticos (PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos) llevaron al mismo tiempo en sus respectivos programas electorales una posible modificación del régimen de las sicav, algo insólito desde que España entró en democracia. Quienes más se han beneficiado han sido los fondos, que han captado una buena parte del negocio de sicav.

EFECTO RECHAZO... Y EFECTO MERCADO

Otra cifra que muestra el debilitamiento de este sector es su patrimonio bajo gestión. Las sicav gestionaban a cierre de noviembre 29.588 millones de euros en activos, según VDOS, y por primera vez desde 2014 su volumen baja por debajo de los 30.000 millones.

En 2017, cerraron con 32.058 millones. A comienzos del pasado ejercicio, Inverco pronosticó que su patrimonio sufriría en 2018 una reducción del 2,1%, hasta los 31.400 millones. La patronal de la inversión colectiva contaba con menos negocio para las sicav por las dudas de los políticos en torno a ellas y el efecto rechazo que causan en los inversores, pero no intuyó el duro efecto mercado y el correctivo de las bolsas. Al final, su bajada patrimonial era del 7,7% con cifras hasta noviembre.