Los brókers y los asesores solo podrán hacer hasta un 45% de actividades accesorias

La CNMV ha publicado una guía técnica dirigida a las empresas de servicios de inversión

  • Para actividades como la tecnología, la formación o los activos inmobiliarios
ep asesoramiento empresarial
Asesoramiento empresarial

La CNMV abre el grifo para que brókers y asesores financieros puedan desarrollar más negocios de los que actualmente hacen, pero de forma controlada. Ha publicado una guía técnica sobre la prestación de actividades accesorias por parte de las empresas de servicios de inversión (ESI) y ha limitado estas actividades a un 45% de los ingresos totales o a un 25% “si pueden suponer riesgos para la entidad”.

Los objetivos de esta guía son “identificar los principales aspectos que las ESI -sociedades y agencias de valores, empresas de asesoramiento financiero y gestoras de carteras- deben considerar si deciden realizar actividades accesorias, transmitir al sector los criterios de interpretación que la CNMV tiene previsto aplicar en esta materia y determinar el alcance con que pueden desarrollarse tales servicios por parte de una ESI”.

El supervisor español recuerda que las actividades accesorias que hagan las ESI deben serle comunicadas y que estas deberán tener “algún componente financiero o un grado de conexión suficiente” con su negocio.

Por ejemplo, actividades como la prestación de servicios tecnológicos o de formación podrían ser consideradas como una “prolongación del negocio” de las ESI, así como la prestación de ciertos servicios similares a los de inversión sobre activos inmobiliarios.

La CNMV considera “admisible” que estos servicios extra puedan suponer, en conjunto, hasta un 45% de los ingresos totales, considerando tanto actividades accesorias sometidas a supervisión de otro organismo (como el Banco de España o la DGSFP) como otras actividades no sujetas a dicho control. En este último caso, si tales actividades pueden suponer “riesgos para la entidad”, el límite admisible sería del 25% de los ingresos totales.

CERTIDUMBRE, PERO SIN RESTRICCIÓN

Además, el supervisor recuerda que cuando se superen los límites anteriores al final de un ejercicio, las entidades deberán comunicarlo a la CNMV y “evitar que se superen nuevamente al final del ejercicio siguiente”.

La CNMV quiere “proporcionar certidumbre” a las ESI en este ámbito, pero también deja claro que su enfoque “no es restrictivo”. También puntualiza que estas nuevas directrices aplican a nivel individual de la ESI, no a nivel consolidado o de grupo. En el caso de que fuese necesaria la segregación de actividades, “lo más apropiado sería realizarla en una filial que no dependiera directamente de la propia ESI”.