Publicidad

¿Tienes un piso alquilado y no declarado? Éstas son las consecuencias

fotonoticia_20101018095842_500Alquilar una vivienda y no declararla puede acarrear graves consecuencias para los propietarios que realicen esta práctica si sus inquilinos declaran la vivienda de alquiler como vivienda habitual. Por otro lado, Hacienda pretende terminar con los alquileres en negro y para ello cruzará referencias catastrales.

Es frecuente encontrar casos en los que los propietarios e inquilinos llegan a un acuerdo para no declarar la vivienda a Hacienda. Sin embargo, también es habitual encontrar a inquilinos que finalmente, bien porque deben empadronarse, bien por obtener una serie de beneficios fiscales o ayudas, terminan declarando la vivienda de alquiler como vivienda habitual. En este caso el propietario tendrá problemas.

Debemos tener en cuenta que un piso alquilado no es la vivienda habitual del propietario sino de su inquilino.  El alquilado tendrá que declararlo como su vivienda habitual y es cuando Hacienda al cruzar datos de ambos contribuyentes detectará estas irregularidades en las declaraciones del propietario. Hacienda considera que esta práctica es un fraude al fisco.

Los beneficios de declarar el alquiler de un piso

A corto plazo el propietario puede considerar que es más rentable no declarar el piso alquilado a Hacienda. Sin embargo, es una consideración errónea. El alquiler tiene un tratamiento fiscal muy favorable.

Ese tratamiento fiscal favorable es mayor si el arrendador alquila a menores de 30 años que cobran una determinada cantidad ya que la exención fiscal en estos casos puede ser realmente ventajosa. Compensa, por tanto, declarar los alquileres.

El propietario puede aplicarse las deducciones por alquiler, beneficiarse de ellas. Además de evitar la sanción que Hacienda le aplicará una vez compruebe que el piso no ha sido declarado. En el siguiente enlace encontrará más información sobre la deducción por alquiler del arrendador.

¿Qué sucede si Hacienda detecta el fraude?

Si Hacienda detecta el fraude que supone no declarar el alquiler, cosa relativamente sencilla si cruza los datos aportados por los inquilinos y el propietario o valorando el consumo eléctrico de la supuesta vivienda vacia, no permitirá  a este último  beneficiarse de los beneficios fiscales y le impondrá una sanción.

Es probable que la Agencia Tributaria termine sancionando al propietario y reclamando los impagos más intereses de demora.  Por ello, lo más recomendable es que el propietario acuda cuanto antes a la Agencia Tributaria y realice una declaración de IRPF complementaria para no seguir incrementando las sanciones y regularizar la situación cuanto antes.

Publicidad

¿Algo que añadir? ¡No te cortes!

Loading Facebook Comments ...