Publicidad

Aplazar deudas con Hacienda

Para aquellas personas y empresas que adeuden alguna cantidad a la Agencia Tributaria existen la posibilidad de aplazar el pago de deudas con Hacienda, aunque deben saber que en función de la cantidad pueden verse obligados a presentar algún tipo de aval.

La Ley General Tributaria permite aplazar prácticamente cualquier tipo de deuda con la Agencia Tributaria. En el caso de las empresas es habitual es posponer el pago trimestral del IVA y las retenciones de IRPF de los trabajadores, aunque en este caso suelen tener que justificar que necesitarán ese dinero para mantener los puestos de trabajo o la capacidad productiva. Pero no sólo las compañías pueden aplazar deudas con Hacienda. Esta también es una posibilidad para los particulares. A la hora de afrontar el aplazamiento de la deuda, la cuantía servirá para determinar si hace falta presentar algún tipo de aval o bastará con nuestra palabra y firma. La Orden EHA/1030/2009, de 23 de abril elevó hasta 18.000 euros las cantidades que se pueden aplazar sin aval. Una vez se supera esa cifra será necesario incluir algún tipo de garantía adicional en función de la cantidad a aplazar como una hipoteca, un seguro de caución o un aval.

Como solicitar el aplazamiento

Los pasos a seguir para aplazar una deuda con Hacienda son relativamente sencillos. Lo complicado es que la Agencia Tributaria acepte. Quienes tengan deudas inferiores a 18.000 euros pueden iniciar sus trámites en este enlace y quienes superen esa cifra y requieran garantías adicionales pueden hacerlo en este otro enlace. En cualquier caso, desde aquí os resumimos el proceso, cuyo primer paso consiste en presentar ante Hacienda la solicitud con la documentación que justifique la necesidad de aplazar la deuda. Además, también habrá que proponer por escrito un esquema de pagos y la duración del aplazamiento. Es decir, debemos decirle a la AEAT cómo pensamos devolver el dinero. En caso de que la deuda supere los 18.000 euros deberemos además incluir entre la documentación un aval o garantía. Hacienda recogerá nuestra solicitud y comprobarán, entre otras cosas, que no existen deudas con la administración y que nuestros problemas económicos no son tan graves como para impedir que saldemos la deuda en el futuro. Es recomendable solicitar el aplazamiento de la deuda antes de que comience el proceso ejecutivo, ya que en ese case caso este seguirá en marcha incluso si se aprueba el aplazamiento. Finalmente, desde un punto de vista financiero, aplazar una deuda puede ser más caro que solicitar un préstamo personal. Hacienda nos cargará  un interés de demora cercanos al 7%, aunque quienes opten por presentar algún tipo de aval sólo deberán hacer frente al interés legal del dinero, fijado en el 5% para 2012. También te puede interesar:
Publicidad

¿Algo que añadir? ¡No te cortes!

Loading Facebook Comments ...