Bolsamania

Tecnología háptica para mejorar la seguridad al volante

Asistente-mantenimiento-carril

Los coches viejos suelen vibrar cuando circulamos a cierta velocidad: la guantera, el volante, la puerta… Todo parece temblar y estar a punto de desmontarse en esas viejas carracas. Curiosamente, los coches del futuro, sofisticados y ultramodernos, también vibrarán, aunque por diferentes motivos. Se trata de la tecnología háptica, que aterriza en el mundo del automóvil.

Para quien no lo sepa, la háptica es la ciencia del tacto, un campo en el que en los últimos años se han producido notables avances tecnológicos, como bien sabrán los que juegan con la PlayStation y otras consolas empuñando esos manos que tiemblan en nuestros dedos aumentando la sensación de realidad.

Esta vibración es generada por uno o varios pequeños motores eléctricos que oscilan y que pueden ser modulados para transmitirnos diferentes sensaciones. En el caso de los coches, la utilidad de esta tecnología está en su capacidad para mejorar la seguridad de la conducción.

El cinturón háptico

citroen-cinturon-seguridad-hapticoLa idea no es del todo nueva. Citroën y Peugeot ya  han instalado en algunos de sus modelos sistemas de aviso basados en la vibración en el asiento asociado al sistema de alerta de cambio involuntario de carril: si el coche pisaba una línea de carril, se avisaba al conductor con un pequeño “meneo”. Todo ello pensado para mantener al conductor siempre despierto y vigilante.

Ahora el concepto ha sido llevado más lejos y ahora se trabaja en el cinturón háptico, un cinturón de seguridad equipado con un sistema vibratorio que ya se está probando en el nuevo Citroën C4 Picasso. Se trata de una vibración claramente perceptible, aunque en absoluto molesta.

El conductor notaría esta vibración si no mantiene por ejemplo la distancia de seguridad con el coche que le precede, o si circula a más velocidad de la permitida.

El volante vibratorio

ku-xlargeTodavía más eficaz es el volante háptico o vibratorio, y desde luego el preferido por los conductores: si realizamos alguna maniobra indebida, el volante nos avisa con una leve vibración.

Seguro que muchos pensarán que este dispositivo puede resultar más molesto que útil, por eso se puede regular la intensidad de la señal o incluso desactivarla si no la vamos a necesitar. Al fin y al cabo la finalidad de este sistema es ayudarnos, no incordiarnos.

De hecho se están estudiando mejoras para que el sistema de vibración del volante nos proporcione información cada vez más detallada: que el volante vibre por el lado del volante por el que nos salimos del carril o que guíe al conductor en situaciones de baja visibilidad.  Vamos a esperar a ver qué nos depara esta asombrosa tecnología.

Fotos – Xataka