Bolsamania

Renault Twizy, la solución urbana

 Twizy

Renault, en su proceso de conquista del mercado de vehículos eléctricos propone el Twizy, un coche original totalmente eléctrico destinado a la circulación por ciudad para desplazamientos inferiores a 70 km. Bienvenido pues al mundo de la energía limpia, del silencio, de la no contaminación… pero a un precio poco atractivo. Y es que este modelo de Renault cuesta 6.990 ó 7.690 euros, más 50 a 70 euros de alquiler mensual por las baterías. Y por este precio, no tenemos ni puertas ni ventanas…

Así es, de su look a sus prestaciones, pasando por su identidad administrativa que flirtea con el barroco, el Twizy es de todo menos un coche…

Twizy es, según su versión, un cuatriciclo “ligero” o “pesado”, es decir una categoría en la que también en el MP3, el scooter de tres ruedas de Piaggio, o los monovolúmenes urbanos. Concretamente, se trata de un coche al que no le está permitido circular por autovía, vías rápidas y la mayoría de accesos periurbanos.

Existen dos versiones: una versión de 5cv (45km/h) y otra de 13cv (80 km/h). Twizy ofrece dos plazas, una detrás de la otra, como si fuera una moto. La molestia está en el espacio (2m34, es decir 35 cm menos que un Smart, y 1m24 de ancho) lo que permite poderlo aparcar en cualquier parte, incluso de forma perpendicular a la acera.

TwizyLa autonomía del Twizy oscila entre los 50 y 70 km, lo que no supone ningún problema para un vehículo urbano y las baterías se recargan en 3h30 en una toma normal. Pero si lo hemos comprendido bien, os hará falta un garaje con toma de corriente… Las aceleraciones y reprise son perfectas en ciudad, gracia a un par de motor eléctrico.

La posición de conducción es agradable, pero el confort deja mucho que desear. El casco no es obligatorio, pero el pasamontañas es de rigor, incluso con la opción “puertas laterales” puesto que no lleva ventanas.

En cuanto a la seguridad, como no se trata de un coche, no ha tenido que pasar el crash-test. No dispone de asistencia en el frenado, ni ABS, a lo más, un cinturón de seguridad y un airbag en el asiento del conductor.