Bolsamania

Pulsar, el nuevo compacto de Nissan

 Pulsar

Nissan vuelve al corazón del segmento C con una berlina compacta de 5 puertas, particularmente habitable y generosa en equipamiento: el Pulsar. Éramos muchos los que pensábamos que el Qashqai reemplazaría definitivamente a las berlinas compactas de la gama Nissan, pero para ciertos clientes, este último se ha convertido en un modelo demasiado grande, con un alto consumo, y muy pretencioso.

El Pulsar va a permitir a Nissan enlazar con el corazón del segmento C. El segmento más importante de Europa, abandonado por la marca en 2006, con el final del Almera, está hoy en día dominado por el Volkswagen Golf, el Peugeot 308 o el Renault Megane, y el Ford Focus.

El Pulsar ha sido desarrollado específicamente para responder a las exigencias europeas. Su estilo es dinámico y es identificable como un modelo Nissan. Está dotado de la calandra en “V” y de la firma luminosa LED vista en los crossover Qashqai, Juke y el nuevo X-Trail. De espaldas, la filiación son su ancestro el Almera es bastante manifiesta.

Un compacto espacioso

Con una longitud de 4,385 m, el Nissan Pulsar presenta unas dimensiones compactas. Se beneficias en todo caso del empaque más largo de la categoría: 2,70 m.

Sus dimensiones benefician directamente un amplio habitáculo. Con 692 mm para las rodillas de atrás, el Pulsar es más espacioso que muchos modelos del segmento superior. El volumen del maletero, sin embargo, está en la media con 380 litros.

El Pulsar es accesible a las tecnologías más modernas, como el sistema de navegación NissanConnect de última generación, incluyendo concretamente la integración smartphone con acceso a varias aplicaciones o a Google Send-to-Car. Además se añade el sistema AVM-Vision 360º con cuatro cámaras, permitiendo tener una vista aérea del vehículo sobre la pantalla a color del NissanConnet, y así facilitar las maniobras de aparcamiento.

La seguridad no se ha olvidado con el “Nissan Safety Shield” (detección de objetos en movimiento), alarma de salida de la fila, o vigilancia de los ángulos muertos y el sistema de frenado automático de urgencia.

Foto – Caradvice