Bolsamania

En primavera se bajará la velocidad máxima de carreteras convencionales

autopista peaje 2
La DGT parece haberse fijado en 2013 como un año en el que seguir cambiando normativas. Si ya nos sorprendieron hace algún tiempo con la reducción del límite de 120 km/h a 110 km/h de manera “temporal y circunstancial” -con el consiguiente cambio de pegatinas-, van a comenzar el año cambiando el tipo de examen al que se enfrentarán los conductores que quieran sacarse el carné.

Ésta no será la única medida, ya que el límite de velocidad será uno de los puntos a tratar en el futuro más inmediato. De hecho, la decisión ya está tomada: a partir de esta próxima primavera (aún sin una fecha concreta) se bajará el límite de máxima velocidad en las carreteras convencionales.

No debe pillarnos tampoco por sorpresa, ya que desde la propia DGT ya apuntaban a reducir la velocidad de 100 km/h a 90 km/h, aunque no se ha confirmado aún cuál será el nuevo límite. De hecho, todo apunta a que podría ser aún menos de 90 km/h según el tramo de la propia carretera y es que no hay que olvidar que en el último balance de siniestralidad, el 77% de las víctimas mortales tuvo lugar en estas carreteras convencionales.

Sin embargo, parece ser que éste no será el único punto que cambiará en lo que respecta a los límites de velocidad. Pese a que durante los últimos meses se han intensificado los esfuerzos para que se amplie el límite de velocidad en autovías y autopistas hasta los 140 km/h (en lugar de los 120 km/h) todo parece que estos esfuerzos serán en vano… o casi. La previsión es que se incluyan nuevos tramos con límites variables dependiendo de las características del tramo, algo que también han solicitado muchos conductores.

Incluso, se puede estar planteando seriamente la medida de los 140 km/h como nueva velocidad máxima pero sólo para las vías de peaje. Hay que recordar que las autopistas de peaje han sido otras de las principales damnificadas por la crisis económica, declarándose muchas de ellas en concurso de acreedores. El aumento del límite de velocidad hasta los 140 km/h podría suponer un pequeño empujón para intentar potenciar su uso bajo el pretexto de que sus vías están más cuidadas y en mejores condiciones que el resto (según la DGT, claro).

Fuente: Diario Motor