Bolsamania

Mahindra CJ de 1947, el todoterreno que llegó de la India

No era demasiado bueno para el asfalto, pero un fenomenal todoterreno para cainos polvorientos. Hoy echamos la mirada atrás para recordar el Mahindra CJ, la variante india del Jeep CJ que se produjo durante más de 60 años en la factoría de la empresa en Bombay.

Antes de convertirse en la gran empresa multinacional que hoy es, propietaria de Ssangyong y de la mayor parte de Peugeot Motorcycles, el grupo Mahindra se ganaba la vida fabricando vehículos como el Mahindra CJ de 1947, cuando los todoterrenos todavía no eran llamados SUV y donde lo que más importaba era la resistencia, sin mayores aspiraciones estéticas. La idea original era hacer un vehículo de uso militar pero cmo ocurre tantas veces los planes cambiaron sobre la marcha.

La historia se inicia en 1947, cuando dos hermanos indios llamados Jagdish y Kailash Chandra (sus iniciales eran JC y KC) empezaron a importar componentes de vehículos Jeep con la idea de ensamblarlos en la India utilizando la fórmula CKD (Complete Knock-down).

En 1954 el gobierno de la India ayudó a los dos hermanos que aumentaran el número de piezas “locales” para poner en marcha de inmediato la licencia de producción de la fábrica en Bhandup. Así, el CJ se volvió más “asiático” y cada vez más alejado del modelo que le habia servido de inspiración: el American Jeep CJ-3B. Y así fue evolucionando el modelo, con la inclusión de los motores diesel en los años 70 a raíz de la crisis del petróleo.

El Mahindra CJ estaba disponible en dos variantes: el CJ 340 de cuatro plazas con 3,39 metros de largo, y el CJ 540 de seis plazas con 3,79 metros de largo. En carreterera un vehículo lento, pesado y muy ruidoso, aunque su rendimiento off road fue desde el principio excepcional, con potentes frenos y unas poderosas suspensiones adecuadas para cualquier tipo de superficie.

La gama de motores de Mahindra CJ es muy variada, pero merece especial atención la serie producida entre los años 70 7 80, la edad de oro de los 4×4, que se pusieron de moda en todo el mundo. Esa serie se vendió con un motor 2.1 Diesel de Peugeot asociado a una transmisión manual de cuatro velocidades.

Hoy s epuede adquirir un Mahindra CJ por apenas 1.000 euros, si bien es imposible encontrar ejemplares bien conservados a menos de 4.000 euros. Se trataría en todo caso de una pieza para coleccionistas, dado que el Mahindra CJ siempre fue una copia inferior y mucho menos fiable del Jeep orginal.

Fotos – Mahindra