Bolsamania

Fiat 500 de desguace convertidos en obras de arte

pressed-flowers-ron-arad-1[2]

Hay quien realiza collages y cuadros decorativos pegando recortes de revistas, flores secas o incluso chapas de botella. El diseñador israelí Ron Arad va más allá y decora las paredes con coches de desguace aplastados. Una curiosa forma de prolongar la vida de estos vehículos convirtiéndolos en obras de arte. ¿Genialidad o locura?

Arad realizó su primera exposición en el Museo Holon de Tel Aviv, aunque la materia prima la consiguió en la ciudad holandesa de Groningen, pues allí fue donde estos coches fueron “planchados” hasta dejarlos convertidos en una losa metálica de 12 cm de grosor. Para sus creaciones eligió solamente un modelo concreto: el Fiat 500, de diferentes versiones y colores.

A pesar de ser sometidos a la presión de la plancha, los coches son aun reconocibles, sobre todo porque el artista retocó sus creaciones antes de colgarlas en los muros del museo, colocando por ejemplo ñas ruedas en el lugar adecuado. El resultado es así de vistoso:

Hay que decir que Arad realizó numerosas pruebas previas con coches de juguete y modelos a escala reducida antes de embarcarse en esta obra. Le animó comprobar que el resultado tenía una estética muy especial y que no resultaba demasiado dolorosa para un amante de los coches, más bien al contrario.

Y es que este artista es también un gran apasionado del mundo del motor y muchas veces ha recurrido a los automóviles para inspirarse en sus diseños de escultura e interiorismo. De hecho, Arad afirma que el objetivo de esta exposición “no es burlarse o destruir el Fiat 500, sino inmortalizarlo, ya que es un símbolo nacional de Italia y uno de los modelos más queridos por aficionados al motor de todo el mundo.”

Fotos – Spiegel