Bolsamania

Esto es la bomba: llega el coche nuclear

cadillac_world_thorium_fuel_concept_top-infrared-800px

Espero que se me perdone el juego de palabras del título, pero uno no puede pensar en energía nuclear sin que le vengan a la mente imágenes de monstruosos hongos atómicos y similares, aunque sus aplicaciones son muy variadas. Por ejemplo: impulsar un vehículo de cuatro ruedas, el que ha desarrollado la empresa estadounidense Laser Power Systems (LPS). ¿El combustible? Un elemento radioactivo llamado torio que muchos califican ya como el combustible perfecto del futuro.

El torio, elemento milagroso

s13El torio es capaz de generar 20 millones de veces más energía que la misma cantidad de combustibles fósiles como el carbón. Con una pequeña cantidad de torio en el depósito, uno podría pasarse la vida sin repostar una sola vez.

A pesar de que gran parte de la sociedad mundial se opone a la aplicación de la energía nuclear en cualquier ámbito, sobre todo después del desastre de Fukushima y otros, lo cierto es que esta energía cuenta con muchas ventajas y se utiliza desde hace décadas en medicina (radioterapia, radiología, etc.) con excelentes resultados.

Ahora le toca al mundo del automóvil. El sueco Hans Blix, exinspector de armas de la ONU, quien quiere promover su desarrollo entre los científicos nucleares, dado que el torio es “más seguro en los reactores y es casi imposible hacer una bomba con él”.

Coches nucleares del futuro… Y del pasado

ford-nucleon-coche-nuclear1El gran obstáculo, como sucede con los coches impulsados por combustibles ecológicos y energías alternativas, es la lentitud y disposición del mercado para aceptar y digerir el cambio.

Pero la realidad es que ya existen prototipos de coches que funcionarían a partir de torio.En el año 2009 el diseñador Loren Kulesus presentó el Cadillac World Thorium, asegurando que se trataba de un vehículo con una autonomía de 100 años.

Mucho antes, nada menos que en e laño 1958, ya fue presentado un concept car bajo el nombre de Ford Nucleon, donde el motor de combustión interna era sustituido por un pequeño reactor nuclear. Este coche nunca llegó a producirse porque la tecnología de la época no permitió fabricar un reactor pequeño y seguro, pero sobre todo porque aquel primitivo optimismo de la era nuclear quedó oscurecido por los grises nubarrones de una guerra atómica, que planearon sobre el mundo entero durante la Guerra Fría.

Fotos – smartplanet.com