Bolsamania

En china se acusa a los productores alemanes de contaminar el medio ambiente

HBrPIhN6_Pxgen_r_Ax354

Los tres fabricantes de automóviles alemanes de la gama premium han rechazado fuertes acusaciones relativas a la emisión de sustancias tóxicas de materiales en sus automóviles. Junto a Audi los otros dos fabricantes BMW y Daimler han rehusado estas acusaciones el pasado lunes y han hecho referencia a sus estándares mundiales de calidad.

De esta manera se ha reaccionado por parte de los tres fabricantes a un documental emitido por la televisión estatal china CCTV, según el cuál el betún en sus materiales de aislamiento de seis vehículos de su producción podría emitir gases nocivos al interior de la cabina con altas temperaturas.

Los materiales cumplen con altos estándares globales.

Tras una serie de test propios de la marca con estos materiales de aislamiento, comunica un portavoz de Audi en Pekín: -no se han podido establecer señales de daños perjudiciales para la salud. Los materiales cumplen con exigentes estándares globales propios de Audi y de igual manera con los estándares del país asiático. La empresa controla la calidad del aire y de emisiones en el interior de los vehículos regularmente y también durante el proceso de fabricación, continúa diciendo el portavoz.

Audi junto a su partner local chino „First Automotive Works” dispone de los más altos estándares a nivel mundial de fabricación y de los procesos más modernos en ensamblaje y calidad. También en Mercedes se han hecho eco de estas acusaciones rechazándolas con argumentos de altos estándares de calidad a nivel mundial.

BMW comunica que sus niveles de estandarización son unitarios en todo el mundo y que le dan mucha importancia a este documento iniciando las correspondientes investigaciones.

Resulta que la cadena estatal china emitió a mediados de marzo para el día mundial del consumidor un reportaje sobre la desde hace ya un año conocida problemática de Volkswagen en sus cajas de cambios.

En Volkswagen se lleva solventando esta problemática desde que se conocía e incluso debido a las presiones chinas se va a llevar a cabo una llamada a revisión de 384.000 vehículos.

Los expertos del sector especulan sobre el origen de las acusaciones.

Parece ser que detrás de estas acusaciones puede haber un movimiento de carácter político para perjudicar la imagen de los fabricantes extranjeros en el país asiático. Se especula desde los expertos del sector que puesto que los productores chinos no pueden mantener el ritmo de exitosa competencia extranjera pues buscan apoyos de tipo político para perjuicio de la competencia.