Bolsamania

El sensor de lluvia

Un sensor de lluvia es un componente técnico capaz de determinar si está lloviendo, así como, la intensidad de la misma. De tal manera que el sensor encauzará una reacción. El sensor mide cuantitativamente la situación del ambiente que lo rodea y enviará lo medido en forma de señal a una centralita la cuál reaccionará de una determinada manera.

La aplicación principal a día de hoy del sensor de lluvia es para el funcionamiento automático del limpiaparabrisas en un vehículo. El fabricante Peugot ofreció la posibilidad de incorporar el sensor de lluvia de serie en uno de sus modelos en el año 1994. Desde entonces se comenzó a incorporar el sensor desde fábrica por parte de otros fabricantes. Va montado por la parte interior de uno de los cristales / espejos del coche generalmente en los retrovisores o en la parte superior del parabrisas. Un diodo fotoeléctrico mide la intensidad de la lluvia y conecta automáticamente el limpiaparabrisas a un determinado nivel de intensidad.

El sensor de lluvia adecua la velocidad y los intervalos del “limpia” a la intensidad de la lluvia o la nieve de manera totalmente automática sin necesidad que el conductor tenga que intervenir en esta acción.

¿Cómo funciona?

El diodo fotoeléctrico emite una serie de rayos infrarrojos sobre una superficie del tamaño de una caja de cigarrillos recogiendo a la vez por medio de un diodo receptor, la cantidad de infrarrojos reflejados sobre esta superficie del cristal parabrisas. En función de la intensidad de las gotas de lluvia los rayos infrarrojos reflejados serán más o menos. Es decir la lluvia desvía la cantidad de infrarrojos reflectados por el cristal parabrisas. El diodo recibirá en consecuencia una menor cantidad de rayos lo cuál permite al software del sensor calcular la cantidad e intensidad de la lluvia y encauzar en consecuencia los intervalos de barrido del “limpia”.

La mayoría de los fabricantes alemanes – Audi, Mercedes, BMW – incorporan a día de hoy, el sensor de lluvia junto con un sensor de luces. Es decir, las luces se adaptarán también automáticamente al ambiente que rodea al vehículo. Si se hace de noche o si entramos en un túnel las luces de cruce se encenderán automáticamente.

Tenemos la posibilidad de adquirir el sensor de lluvia como equipamiento opcional del vehículo o en algunas gamas de automóvil se incluye de serie como un elemento de seguridad. El precio oscila entre los 300 – 400 euros.

Imagen: CanBus