Bolsamania

Coche autónomo de Google: sin volante pero con botón rojo

Al famoso coche autónomo de Google no le está permitido circular sin la intervención humana. No siquiera en Estados Unidos, supuestamente el país de la libertad y el progreso. Así que hubo que adaptarse a las exigencias de las autoridades y garantizar que los ocupantes humanos puedan intervenir si es necesario incorporando volante, pedal de freno y acelerador, aunque no exactamente en el sentido clásico.

Lo que en realidad ha añadido Google a su coche autónomo es simplemente un botón rojo grande que pulsar en caso de parada de emergencia. Chris Urmson, director del Programa de Automóviles de la firma había asegurado meses atrás que sus vehículos serían equipados con un volante, freno y acelerador. ¿Ha cumplido realmente con su palabra?

La fase de producción, todavía lejos

Los nuevos “arreglos” del Google Car fueron presentados en la Escuela de Música y Artes en Mountain View, California, junto a la sede de la empresa.

Las foto que encabeza el post es solo una de las escasas instantáneas que han sido compartidas en la red. Se puede ver parte de la consola equipada con el improvisado interruptor de emergencia en la bandeja frontal.

Sin embargo el concepto de coche-robot por el que Google apostó no contemplaba estos cambios de ruta. La idea original era la de un coche robot capaz de actuar de manera totalmente independiente en cada situación del tráfico. Pero se ha topado con un obstáculo importante porque los fabricantes de automóviles solo están dispuestos a aceptar esto parcialmente: les gusta la idea de disponer de “juguetes mágicos” que hagan más sencilla la tarea del conductor pero de ningún modo quieren suprimirlo.

El conductor es, al fin y al cabo, el consumidor. Y las marcas viven de él, así que de momento estamso muy lejos del momento de ver estos coches en fase de producción.

Fotos – Google