Bolsamania

Citroën Xanae de 1994, el precursor del Xsara Picasso

En el Salón del Automóvil de París de 1994 fue presentado un curioso prototipo llamado Citroën Xanae, que causó un importante impacto en el mundo de la automoción aunque hoy en día su recuerdo se haya perdido para siempre. Es de justicia recuperar su memoria en kmph.es y devolverle su lugar en la historia como el brillante precursor de un modelo tan exitoso como el Citroën Picasso.

Lo primero que llamó la atención de este modelo fueron sus medidas compactas, con una longitud inferior a la del C4 y una altura de 1,40 m, bastante aceptable para un monovolumen. Sus líneas habrían de ser pulidas un poco más hasta llegar a las del futuro Xsara, pero el camino estaba marcado. Un elemento realmente singular, concebido con toda probabilidad para no pasar desapercibido en el salón parisino, era la ausencia de puerta trasera en el lado del conductor. La utilidad o el sentido de esta idea está todavía por demostrar.

En cuanto al interior, el Citroën Xanae presentaba un amplio y sencillo salpicadero. La distribución del habitáculo daba pie a diversas configuraciones, algunas de ellas realmente extravagantes, que finalmente no fueron introducidas en el Xsara Picasso, como por ejemplo asientos giratorios y la apertura de las puertas en “alas”para facilitar la entrada y salida de los ocupantes al interior del coche.

A nivel mecánico, el Xanae contaba con un motor heredado de la base del Citroën Xantia: un 2.0 gasolina de 16 válvulas asociado a una caja de cambios automática. Venía equipado con el sistema de suspensiones Hydractive II, un hito del fabricante francés en los años 90, que dotaba al coche de un adecuado nivel de confort y estabilidad.

Si tenemos en cuenta el contexto de la época, las formas del Citroën Xanae eran las de un modelo visionario que marcaría la estética de loe SUV hasta la aparición del Nissan Qashqai en 2006.

Fotos – Citroën