Inverco anticipa la gran estocada a las sicav: su negocio caerá un 12% en 2019

Los fondos españoles, los fondos internacionales y los planes de pensiones sí crecerán

  • Los partidos quieren modificar su régimen y el Gobierno ha propuesto dar nuevas competencias a Hacienda
ep pedro sanchez enimagenarchivo
Pedro Sánchez, en una imagen de archivoRicardo Rubio - Europa Press

Las sicav están en el punto de mira. La inestabilidad política de España, los cambios propuestos por los partidos sobre su régimen y, sobre todo, la iniciativa del Gobierno en su Ley de Presupuestos (tumbada ahora) para que Hacienda recupere la capacidad de inspección sobre estas sociedades de inversión están machacando al vehículo. Inverco, en sus previsiones para 2019, anticipa la gran estocada que podrían sufrir las sicav por estos motivos: su negocio caerá casi un 12%.

De confirmarse esta caída el próximo diciembre, el patrimonio de las sicav en España se situaría en los 25.000 millones de euros, su nivel más bajo desde 2013, cuando gestionaban más de 27.330 millones. En 2012, en pleno punto álgido de la crisis, su volumen estaba próximo a los 23.850 millones.

El negocio de las sicav empezó a estancarse en 2016, a raíz de las últimas elecciones generales. Por primera vez en democracia, todos los grandes partidos que aspiraban al poder en 2015 (PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos) llevaron en sus respectivos programas electorales propuestas para modificar el régimen de las sicav. Ante este panorama, los inversores se asustaron y empezaron a huir hacia otros productos, sobre todo los fondos de inversión.

En 2016 y 2017, su negocio estuvo estancado en torno a los 32.000 millones, pero en 2018 el varapalo ha sido más fuerte de lo esperado. Hace un año por estas fechas, Inverco pronosticaba que las sicav perderían un 2,1% de su patrimonio, pero la patronal de las gestoras españolas no contaba con las fuertes caídas en los mercados y en las bolsas que más tarde se produjeron ni tampoco con que los políticos echaran más leña al fuego, como ocurrió al intentar darle Pedro Sánchez más potestades a los inspectores del fisco. Finalmente, la caída de estas sociedades fue del 11,5%, y para este año Inverco eleva el posible retroceso hasta el 11,9%.

Desde 2015, las sicav no han dejado de ver salir dinero de sus arcas. En 2016, registraron reembolsos netos de 2.367 millones; en 2017, fueron 2.504 millones, y en 2018, la cifra se ha moderado a los 1.479 millones netos de pérdidas.

EL NO A LOS PRESUPUESTOS DA AIRE, PERO NO SALVA

“Que no se haya aprobado la Ley de Presupuestos nos da cierto aire. La caída podría ser menor, pero sigue habiendo incertidumbre”, reconoce Ángel Martínez-Aldama, presidente de Inverco.

En realidad, desde que el debate saltó a la palestra en 2015, todavía no ha habido ninguna modificación del régimen de las sicav, “pero no somos optimistas”, asegura la asociación. “En estos tres años, la incertidumbre ha sido alta y, si al final a Hacienda se le da más capacidades, aumentará todavía más la incertidumbre”, prevé Inverco.

Martínez-Aldama defiende al vehículo y pide al Gobierno y a los partidos que disipen las dudas en torno a él y que se equiparen los requisitos de las sicav españolas con los de las sicav europeas, porque sino podría haber un éxodo hacia sicav extranjeras, especialmente las luxemburguesas. “Las sicav españolas cumplen el ser colectivas por ser abiertas y cotizar en el MaB, no por tener un número mínimo de accionistas”, señala. Lo que está en tela de juicio es que verdaderamente cumplan con el requisito de los 100 partícipes para constituirse como tales, dado que normalmente un gran empresario o una familia rica añade a un buen grupo de ‘mariachis’ u ‘hombres de paja’ a su sociedad para llegar al centenar de inversores obligatorio y disfrutar así de sus beneficios fiscales.

De cara a 2019, sin embargo, los pronósticos son mejores para el resto de vehículos de inversión colectiva. Inverco pronostica crecimientos del 5,2% para los fondos españoles, hasta situarse su patrimonio en los 271.000 millones; del 4,8% para los fondos internacionales, hasta los 176.000 millones, y del 3,1% para los planes de pensiones del sistema individual, hasta los 74.500 millones.