Credit Suisse: "Hay mucho valor en los futuros de dividendo sobre el Ibex, pero pocos lo ven"

Para el responsable de su gestora en España, "hoy día Alemania es el mejor mercado emergente que hay"

  • La firma encuentra mucho potencial en la deuda subordinada de bancos y aseguradoras
credit suisse
Sede de Credit Suisse

En plena fase final del ciclo expansivo y en un entorno de volatilidad creciente como el actual, los gestores se afanan en encontrar soluciones de inversión que faciliten a sus clientes optar por un pico extra de rentabilidad sin adoptar riesgo de más. Es decir, jugar en bolsa con igual o menos probabilidad de pérdida. Y parece ser que Credit Suisse Gestión, la gestora española del banco privado suizo, ha dado en la tecla: los futuros de dividendo sobre el Ibex. Llevan en activo desde 2014, pero pocos inversores los utilizan todavía porque casi nadie sabe de su existencia. Además, la firma estará en 2019 en el bono americano, en deuda italiana si su crisis interna se agudiza, en deuda subordinada de bancos y aseguradoras, así como en empresas familiares.

“Hay mucho valor en los futuros de dividendo sobre el Ibex, pero pocos inversores lo han visto aún”, señala Javier Alonso, responsable de Credit Suisse Gestión. Estos futuros llevan activos desde 2008 en el caso de los europeos y desde 2014 en el caso de los propios españoles. Son atractivos porque, según la firma, los beneficios y los dividendos de las empresas españolas crecen y el scrip dividend no computa como capital, sino como dividendo. Y al tratarse de futuros, no hay que desembolsar el importe entero del subyacente (las acciones), sino sólo las garantías. Sus gestores los usan para exponer sus fondos y carteras a la bolsa española pero de una forma más estable y defensiva, sin tanta volatilidad.

Esta es una de las cinco grandes oportunidades de inversión que la gestora local de Credit Suisse ve en 2019, un año donde, en general, “lo más probable es que estemos viendo un bache en los mercados como el de 2015 y 2016”, en opinión de Gabriel Ximénez de Embún, director de Inversiones en Credit Suisse Gestión. “No creemos que la recesión sea inminente. El ciclo expansivo se alargará un poco más, aunque estamos en la fase final del mismo”, recuerda.

LOS TRES PILARES DE LA RENTA FIJA

Los inversores más conservadores están a merced de los tipos al 0% por parte del BCE, pero eso no significa que dentro de la renta fija no haya oportunidades de inversión en estos momentos. La firma detecta hasta dos distintas.

La primera es hacer trading con la deuda italiana. Ahora no, porque sus diferenciales se han estrechado, pero Credit Suisse Gestión estima que, a lo largo de 2019, podría haber en el país transalpino una crisis de gobierno que aumentase la volatilidad, lo que abriría una ventana al trading al subir la prima de riesgo de los bonos italianos.

Pero donde más recursos están dedicando es a la parte de deuda subordinada en compañías con músculo financiero. Tienen híbridos corporativos de las principales empresas eléctricas o telecos de España, Italia o Reino Unido, así como bonos Tier 2, Tier 1 y CoCos de aseguradoras y bancos europeos. La gestora asegura que estos instrumentos de capital, que están entre los bonos sénior y las acciones, pagan hasta cuatro veces más que la propia deuda sénior.

En este nicho, las cotizadas españolas tienen un gran protagonismo. “Desde fuera, España es vista no como periferia, sino como un país semi core, entre Italia y Francia, sobre todo por los inversores asiáticos, a quienes les gusta nuestra estabilidad”, apunta Gregorio Oyaga, responsable de Renta Fija en Credit Suisse Gestión.

En cuanto al bono americano a diez años, ahora da una rentabilidad del 2,60% pero podría llegar al 3,10%, aunque equivaldría a una caída en su precio del 4%, por lo que la gestora se mantiene de momento fuera de él, hasta que alcance dicho nivel.

EMPRESAS FAMILIARES Y MERCADOS EMERGENTES

En renta variable, sus perspectivas son algo peores que en 2018, sobre todo en cuanto a los beneficios de las empresas, pero todavía positivas. “Los beneficios empresariales de las compañías en el mundo crecerán entre un 4% y un 7% en 2019. En 2018, eran de doble dígito. El nuevo nivel, aunque es menor y muestra cierta desaceleración, está muy bien y es razonable”, defiende Patricia López del Río, responsable de Renta Variable en Credit Suisse Gestión.

En la bolsa, su mayor baza son las compañías familiares. Según un estudio propio del grupo, este tipo de empresas tienen un extra de rentabilidad del 4% anual en promedio frente a las no familiares. Reúnen, de acuerdo al criterio de la gestora, cuatro ingredientes que las hacen irresistibles: tienen negocios con ventajas competitivas, un alto rendimiento de su flujo de caja libre, una deuda baja y, normalmente, alinean sus intereses con los de los accionistas minoritarios. En este terreno, Credit Suisse Gestión se ha lanzado a analizar recientemente las compañías canadienses, dado que es un mercado desconocido para el gran público pero está plagado de empresas familiares.

Su otra gran apuesta son los acciones emergentes, que pesan entre un 10% y un 15% de media en las carteras de renta variable, con Asia como actor principal. Sin embargo, puntualiza Alonso, “el mejor mercado emergente del mundo hoy día es Alemania”. El país germano ha evitado la recesión técnica por muy poco y es uno de los mercados más afectados por la guerra comercial. No obstante, su parqué cotiza a 10,8 veces beneficio del año que viene y el 40% de sus beneficios proviene de los emergentes, donde Asia ocupa un lugar principal. Para la gestora española de Credit Suisse, es una oportunidad histórica de compra.