Un 41% de los nuevos ricos demanda un asesor que le ayude más allá de la pura inversión

Según un estudio de Credit Suisse y la Organización de Jóvenes Inversores

  • Únicamente un 25% considera importante a su banquero cuando tiene que invertir
ep riquezaesperanza
Riqueza y esperanzaISTOCK

Los nuevos ricos seguirán confiando su dinero a los asesores personales, por mucho que la tecnología y los roboadvisors hayan traído nuevas formas -y más baratas- de relación entre banco y cliente. Sin embargo, les exigirán que sean asesores 360º. Según un informe reciente publicado por Credit Suisse y la Organización de Jóvenes Inversores (YIO, por sus siglas en inglés), un 41% de los clientes calificados de ‘Próxima Generación’ desea un asesor personal que le ayude a identificar o resolver sus necesidades no financieras, es decir, que vaya más allá de la pura inversión.

De no ser así, los asesores corren el riesgo de que su histórico rol en las familias empresarias se diluya con el tiempo. Lo pone de manifiesto que únicamente un 25% de los grandes herederos de fortunas mundiales considere importante a su banquero privado o gestor patrimonial cuando tienen que tomar una decisión de inversión, según el informe ‘Creating a World with the Next Generation’.

Este porcentaje cae al 20% en el caso de los consultores independientes y al 19% cuando se trata de empleados del family office que trabaja con la saga familiar en cuestión. En un mundo donde cada vez hay más y mejor información (en abierto o de pago) sobre mercados e inversiones, los nuevos ricos buscan, comparan y deciden por sí mismos en gran parte de las ocasiones.

De ahí la evolución que exigen a los asesores: ‘renovarse o morir’, esto es, si no aportan un servicio más transversal y completo al cliente de lo que hacen ahora, éste no recurrirá a ellos. “La Próxima Generación transformará el papel del gestor de patrimonio, que pasará de tener una función basada puramente en conocimientos financieros a desempeñar un papel más amplio de ‘orquestador de redes’ a través de todas las etapas de vida’, asegura el informe.

QUÉ LES PREOCUPA A LOS NUEVOS RICOS

Hoy día, los que serán los ricos del futuro están interesados en aprender, sobre todo, cómo aumentar su patrimonio a través de las inversiones. Un 49% así lo confirma, frente a un 14% que quiere aprender a construir su propia estrategia de inversión o un 13% que aspira a equilibrar sus cuentas y mantener su actual estilo de vida.

Este tercer punto tiene mucho que ver con las nuevas funciones que se le asignan al clásico gestor patrimonial, así como que la mayoría de los integrantes de la Próxima Generación está interesada en soluciones de impacto pero no invierte en ellas porque sus conocimientos al respecto son escasos. Un 56% así lo reconoce.

En cuanto a sus preocupaciones, un 36% está ocupado en solucionar el plan sucesorio del negocio familiar, mientras que a un 35% le preocupa el incremento de la competencia en el sector en el que se desarrolla la empresa de la familia.

Las nuevas generaciones de ricos también consideran que sus abuelos o sus padres hablan poco con ellos del patrimonio familiar. Según el informe, un 59% de los encuestados quiere debatir más abiertamente sobre el patrimonio y más de dos tercios (un 68%) afirma que sus familias se beneficiarían de la utilización de más herramientas de comunicación.

Esta publicación proviene de más de una década de colaboración entre Credit Suisse y la YIO, una red de herederos de familias empresarias en todo el mundo.