Publicidad

Qué es el dropshipping y cómo tributa

Consigue dinero vendiendo en Amazon. Seguro que a ti también te han saltado ese tipo de anuncios que en su mayoría utilizan el dropshipping como modelo de negocio. Antes de lanzarte debería tener clara cuál es la fiscalidad del dropshipping, los impuestos que pagarás por esta fórmula de venta online y tus obligaciones en el IVA y el IRPF.

Qué es el dropshipping

¿En qué consiste el dropshipping? De forma muy resumida pasa por vender online artículos que no tienes en stock y que en ningún momento pasarán por tus manos. En otras palabras, actúas como intermediario o minorista de los productos de un proveedor, que es el dropshipper, a cambio de una comisíón de venta.

La ventaja de esta fórmula es que no necesitas almacenes para guardar el producto, ya que ti todo va bien, éste nunca pasa por tus manos. Con el dropshipping te conviertes en minorista de quien produce el producto y ganas dinero por la diferencia entre el precio del producto del mayorista y el que pones tú como minorita.

A efectos prácticos, esto quiere decir que te limitarás a recibir el pedido del cliente, gestionarlo y remitir los datos al proveedor. Y por supuesto, también a pagar impuestos por tu actividad de dropshipping.

Como con cualquier otro negocio, el dropshipping tributa y harás bien en tener clara la fiscalidad de este negocio online como comisionista.

¿Hay que darse de alta como autónomo para hacer dropshipping?

Antes de entrar en la fiscalidad del dropshipping conviene empezar por lo básico. Estamos ante una actividad económica y, por lo tanto, debes darte de alta como autónomo si vas a montar tu negocio de dropshipping.

El epígrafe concreto del Impuesto de Actividades Económicas (IAE) dependerá del tipo de productos que vendas, pero si tienes pensado ‘tocar’ varios diferentes puedes empezar por darte de alta en el 665 de “comercio al por menor por correo o por catálogo de productos diversos”, con el que tributarás en el régimen de estimación directa simplificada o normal, dependiendo de tus ingresos.

En este punto hay quienes aseguran que si tu facturación no alcanza el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) no es necesario darte de alta como autónomo. Nada más lejos de la realidad. Si realizas la actividad habitualmente y, sobre todo, si vas a emitir facturas (como es el caso), tendrás que darte de alta como trabajador por cuenta propia en el RETA para hacer dropshipping.

Aquí te explicamos cómo darte de alta como autónomo paso a paso.

como tributa el dropshipping

Fiscalidad del dropshipping

El simple hecho de tener que darte de alta como autónomo ya implica una serie de obligaciones fiscales que empiezan por el IVA y siguen en el IRPF.

El dropshipping en la renta

El dropshipping tributa en la declaración de la renta dentro de los rendimientos de actividades económicas, como cualquier otro negocio del autónomo. Si te diste de alta como el epígrafe 655 tributarás en el sistema de estimación directa.

De forma muy resumida, al hacer el IRPF rendirás cuentas a Hacienda por tu actividad. Esto quiere decir que pagarás más o menos impuestos por el dropshipping dependiendo de los beneficios que obtengas.

Al incluir tu negocio de dropshipping en la renta deberás reflejar las ganancias y podrás imputar los gastos de tu actividad como el coste del dominio o tu cuota como autónomo. Así sólo tributarás por el beneficio real que obtengas. Ese dinero se sumará después al resto de tus ingresos (nómina, por ejemplo) para tributar según las tablas generales de IRPF en la renta. En otras palabras, tu declaración de la renta será como la de un autónomo.

Además, dependiendo de la actividad y las retenciones que practiques en tus facturas, también puede que estés obligado a presentar el modelo 130 de autoliquidación trimestral de IRPF.

El IVA y el dropshipping

El IRPF es la parte sencilla del dropshipping. A fin de cuentas, el programa Renta Web te guiará en el proceso, que se limita a imputar los gastos de la actividad y registrar los ingresos. El IVA es similar, pero la mayoría de personas no está acostumbrada a él ni entiende su funcionamiento.

El IVA es en realidad un impuesto en el que el autónomo actúa como recaudador. Es decirl lo que haces es cobrar un impuesto que es del Estado y después darle ese dinero en cada declaración mensual.

Para entender cómo funciona el IVA en el dropshipping debes tener esto claro y también saber cómo funciona el IVA a lo largo de toda la cadena del negocio, que se divide principalmente en tres fases.

Compras al proveedor

Si el proveedor está en España, su factura incluirá el IVA del producto en cuestión. Recuerda que en España conviven tres tipos de IVA.

Si el proveedor está dentro de la Unión Europea, la operación está exenta de IVA siempre que estés darte de alta en el Registro de Operaciones Intracomunitarias. Además, en este caso se aplicará la regla de la inversión del sujeto pasivo.

Si el proveedor es de fuera de la Unión Europea, la operación estará exenta de IVA. Si el proveedor envía el producto directamente al cliente, no habrá gastos que pagar, pero si te lo envía a ti para que lo

Ventas al cliente

En un comercio minorista al uso, el cliente es quien paga el IVA final de la operación,. En sería el caso si tu proveedor es español.

En el resto de casos, la operación de venta no se realiza el España y, por lo tanto, no sería de aplicación el IVA nacional, pero sí el del país de origen.

Desde un punto de vista práctico, el IVA del dropshipping se traduce en rellenar el modelo trimestral 303 de autoliquidación de IVA y el modelo de IVA anual 390.

¿Y el IVA deducible? En este caso se aplicará el recargo por equivalencia, por lo que podrás deducir el IVA de estos productos, según se desprende de la consulta vinculante V3145-19 a la Dirección General de Tributos.

Publicidad

¿Algo que añadir? ¡No te cortes!

Loading Facebook Comments ...