Las bolsas ignoran las alertas de crisis en Alemania y el Ibex recupera los 8.700

El gobierno alemán se plantea abandonar su política de equilibrio presupuestario

Virginia Mora
Bolsamania | 19 ago, 2019 08:30 - Actualizado: 18:23

IBEX 35

9.311,900

12:00 15/10/19
0,71%
65,40

Las bolsas europeas han vuelto a respirar por segunda jornada consecutiva. El Ibex ha subido un 0,73% y ha recuperado los 8.700 puntos; mientras París, Fráncfort y Londres han subido un 1%. Y todas, animadas por las nuevas perspectivas de estímulo económico. Si hace unos días era el Banco Central Europeo (BCE) el que reconocía estar preparando un "fuerte paquete de medidas" para su reunión de septiembre, ahora Alemania ha reconocido que se plantea abandonar su política de equilibrio presupuestario para luchar contra la amenaza de recesión. De hecho, el Bundesbank ya alerta de que los problemas están más cerca de lo que se cree.

Además Donald Trump ha negado estar preocupado ante una posible desestabilización de la economía estadounidense, asegurando que ve muy poco riesgo de recesión. Y a su vez, ha vuelto a dar una tregua de 90 días a Huawei. Lo que ha llevado a Wall Street a arrancar la jornada con subidas del 1%.

En la bolsa española ha destacado, por un lado la subida de PharmaMar, después de anunciar que va a pedir en EEUU el registro de un nuevo fármaco contra el cáncer de pulmón. Sus títulos han subido un 28,8%. Por otro lado, en el Ibex 35, mencionar el avance de MásMóvil, que ha sido la mejor del selectivo con un repunte superior al 6,4%, frente a las caídas que han registrado BBVA (-2,1%), Bankinter (-1,65%) y Caixabank (-1,29%).

Este fin de semana el ministro alemán de Finanzas, Olaf Scholz, ha asegurado que la mayor economía de la Eurozona tiene fuerza fiscal suficiente para mitigar cualquier crisis económica futura, de forma que, si llega, Alemania le plantará "toda su fuerza". De hecho, sugirió que Berlín podría aprobar alrededor de 50.000 millones de euros de gasto adicional, lo que supondría abandonar la política de equilibrio presupuestaria, conocida como 'cero negro', pero no dio ninguna pista que indicase que se haría de forma inminente. Sin embargo, podría ser antes de lo previsto, ya que el Bundesbank ha confirmado que la 'locomotora europea' está a un paso de la recesión.

Como dicen los expertos de CMC Markets, "esto en sí mismo es significativo, dada la tendencia de Alemania a errar hacia la prudencia fiscal", pero aunque es cierto que los datos económicos de la semana pasada fueron "decepcionantes", también lo es que aún "están lejos de ser lo suficientemente malos como para llevar al gobierno alemán a desviarse de su política de déficit cero".

Pero los estímulos no acaban aquí, ya que el Banco Central de China ha revelado que reformará los tipos de interés con la intención de reducir el coste de los préstamos para las empresas y revitalizar la economía, que está sufriendo, y mucho, por la guerra comercial que el gigante asiático mantiene con EEUU. Las bolsas asiáticas han cerrado en verde tras esta noticia, lideradas por China continental. Mientras que Wall Street ha optado este lunes por sumar otro 1%.

Precisamente, sobre la guerra comercial ha hablado el presidente estadounidense Donald Trump, que ha insistido que en aún "no está listo" para firmar un acuerdo con Pekín. De hecho, el republicano intenta quitar hierro a los temores de los inversores sobre una recesión, rechazando que el conflicto con China esté haciendo daño a EEUU, y ha remarcado que su administración lo está haciendo "tremendamente bien". Asimismo, ha incidido en que antes de llegar a un trato, le gustaría que primero China resolviese las protestas de Hong Kong de manera "humanitaria". "Creo que sería muy bueno para el acuerdo comercial", ha sentenciado.

Y, a la vez, Trump sigue presionando a la Reserva Federal (Fed) para que baje los tipos. Esta semana los bancos centrales volverán a ser protagonistas, ya que en los próximos días se conocerán las actas de la última reunión de la Fed y del BCE. Y, además, se celebra el simposio Jackson Hole, en el que la intervención de Jerome Powell será seguida con lupa por los inversores en busca de cualquier pista que adelante el camino que seguirá el organismo en los próximos meses.

Por otro lado, los rendimientos de los bonos del Tesoro estadounidense, que han causando incertidumbre a nivel mundial por la posible recesión que adelantaba la inversión de la curva de tipos que se produjo la semana pasada, muestran ahora signos de recuperación.

En el plano macroeconómico este lunes se ha conocido el dato final de la inflación de la Eurozona en julio, que se ha debilitado al 1%, su nivel más bajo desde 2016, y la cuenta corriente de la región del euro (el superávit ha caído un 40% en el sexto mes del año).