El fabricante indio Tata vuelve a la carga. Cuando en 2008 sacó a la venta el Nano con la vitola de ser “el coche más barato del mundo”