De nuevo tenemos que volver a una de nuestras secciones favoritas de este blog: “sólo en China”, aunque en esta ocasión con una noticia bastante desagradable (aviso: las