Se llama Höga y, según su creador, podría convertirse en el primer coche urbano eléctrico “montado por uno mismo”. Así es: lo compras por piezas y lo montas