Bolsamania

Renault 5 y Supercinco, dos modelos faro de Renault

 

Los míticos Renault 5 y Supercinco han escrito una de las más bonitas páginas de la historia del fabricante del rombo. En total se contabilizan más de 10 millones de unidades vendidas, todo un récord. A comienzos de los años 1970, Renault quería reforzar su presencia en los mercados de los utilitarios.

La primera generación de Renault 5 salió de la fábrica en 1972 para competir con el Fiat 127, y retomar así la cabeza de la carrera del legendario Renault 4. El estilo y la ergonomía del R5 de tres puertas fue también un punto fuerte: líneas redondeadas, interior moderno, puertas sin pomo para aligerar la línea, maletero grande con asientos abatibles.

En definitiva se trataba de un coche práctico, con buenos rendimientos, y seguro, y con un motor mejorado que hereda del Renault 4 CV, y una parte delantera deformable para absorber los golpes y preservar el interior del vehículo.

La llegada de los deportivos

La aventura comercial del R5 comienza con los tapacubos de las ruedas. El éxito quiere empujar al modelo a los vehículos de larga duración. La renovación de los modelos se efectúa a un buen ritmo: el 5 TL, 5LS, y 5 GTL (el modelo más vendido) que integran cada uno unas tecnologías innovadoras (equipamiento de interior de gran confort, asistencia de frenado, motorización punta).

El modelo 5 puertas desembarca en 1979. Coincide con el éxito de los R5 deportivos, marcados por el éxito de las versiones Alpine, Alpine Turbo, y Turbo.

La llegada del Supercinco

A mitad de los años 1980, el Renault 5 compite con uno de los modelos faro de Peugeot: el 205. El Renault 5 de segunda generación, llamado Renault Supercinco, nace en 1985. Carrocería trabajada, motorización cada vez más moderna: con un producción de cerca de 5.000.000 de unidades en un período de 12 años, igualando así a su antecesor en ventas. Este coche fue el más vendido en Francia durante varios años consecutivos.

Renault Clio dice “adiós” al Supercinco

Renault lanza el Clio en 1990, para rejuvenecer su gama de coches urbanos, mientras que el Twingo se convierte en el modelo de referencia en la siguiente generación. Este es el comienzo del fin para el Supercinco, que se va por la puerta grande, tras haber marcada a toda una generación de conductores en medio mundo.

Foto – Coches20