Bolsamania

Los jóvenes, cada vez menos interesados en tener su propio coche

smartphone-jovenes-redes-sociales-telfono

Habrá que ir olvidándose de aquella imagen del chaval que estaba deseando cumplir los 18 años para sacarse el permiso de conducir y ahorrar lo suficiente para poder comprar un coche de segunda mano, por viejo y destartalado que estuviera. Los tiempos cambian y, según un reciente estudio, los jóvenes de ahora no parecen muy ilusionados con la idea de tener su propio coche. Y los fabricantes empiezan a preocuparse.

Se trata de una tendencia que se inició en Japón y ahora parece extenderse como un a pandemia al resto del planeta.  Cada vez es menor el interés de la gente joven por adquirir un coche propio. Así lo afirma la consultora KPMG. Un fenómeno que nunca antes se había producido.

Hay factores que explican esta nueva realidad. El desempleo juvenil, los nuevos modelos de movilidad en las ciudades o la creciente sensibilidad medioambiental pueden ser algunas de las claves. En cualquier caso, no son precisamente buenas noticias para los vendedores de coches.

Un reto para la industria del automóvil

Coches-para-jovenesUna de las conclusiones de este estudio es que los menores de 25 años no tienen en su mayoría una necesidad acuciante de ser propietarios de un vehículo. Tal vez el coche como símbolo de estatus social o icono de libertad ha dejado de ser una prioridad, o simplemente resulta demasiado caro adquirir un vehículo y mantenerlo.

En efecto, han cambiado las prioridades de la población joven: un smartphone de última generación puede ser más importante que un vehículo.

Por otra parte, y a medida que la población aumenta y las ciudades se vuelven más congestionadas, los patrones de uso de vehículos están cambiando de manera sustancial. En Europa, hace tiempo ya que se venden muchas más bicicletas que automóviles, y ahora esto empieza a verse también en nuestro país.

Ante tal panorama, los grandes fabricantes de autos han empezado a afrontar el reto de “convencer” al público más joven. Sin ir más lejos Mercedes y BMW ya se han puesto manos a la obra y ensayan en la actualidad unas plataformas que a través del móvil que permiten contratar y controlar desplazamientos, con combinaciones de automóvil y tren, de autobús y de bicicleta, además de invertir en el desarrollo de vehículos eléctricos no contaminantes.

Fotos – La Vanguardia