Bolsamania

La policía de Australia patrulla al volante de un BMW i8

La policía de la ciudad de Rose Bay, en el estado de Nueva Gales del Sur (Australia) se apunta a la moda de los coches patrulla BMW i8.

Primero fue Dubai, luego Los Ángeles. Ahora, la moda de patrullar las calles al volante de un deportivo eléctrico como el BMW i8 ha llegado al otro extremo del mundo, a tierras australianas.

Debido a sus características particulares este vehículo no estará destinado a perseguir cacos por las calles de Rose Bay, una apacible localidad costera situada a solo unos kilómetros al este de Sydney. Su cometido será el de desempeñar labores de tráfico durante eventos comunitarios y, sobre todo, contribuir a aumentar la conciencia medioambiental.

El coche de Demolition Man

En la prensa australiana ya han encontrado un parecido razonable entre este coche patrulla BMW i8 y los vehículos con los que circulaba la policía del futuro en la película de ciencia ficción de 1993 “Demolition Man”, protagonizada por Sylvester Stallone y Wesley Snipes. Un símil tal vez un tanto forzado. He aquí dos imágenes para comparar:

El coche que se mostró en aquel film, usado por el cuerpo de policía de San Ángeles (sic)fue un prototipo de General Motors bautizado con el nombre de Ultralite. Este concept car tenía una cifra de consumo de tan sólo 2,67 litros por 100 kilómetros, algo realmente impresionante.

De momento, los coches de policía de Rose Bay son un préstamo del concesionario principal de BMW en Sydney. Así, la ciudad no se gasta ni un dólar y la marca consigue una buena plataforma publicitaria. Todos salen ganando.

Por cierto, este no es el primer coche de policía “exótico” en la historia de Australia, donde ya se han utilizado modelos como el Audi RS7 Sportback, el Porsche 911 Carrera o el Mercedes-AMG GLE 63 S Coupe, entre muchos otros, para mantener el orden y hacer cumplir la ley.

Fotos – bmwsydney.com.au