Bolsamania

La FIA cierra el caso del adelantamiento de Vettel

Fin de la historia. Después de varios días a vueltas con el posible adelantamiento ilegal de Sebastian Vettel a un Toro Rosso en la cuarta vuelta del Gran Premio de Brasil, al fin se ha zanjado definitivamente el tema. La FIA no ve nada punible y Ferrari cierra el caso.

Para muchos Vettel adelantó a Jean Eric Vergne con bandera amarilla, algo que está prohibido por el reglamento, por lo que era merecedor de una sanción, entre 20 y 30 segundos, que le dejaría sin el título de campeón del mundo, que iría a parar a las manos de Fernando Alonso.

La maniobra es confusa, ya que aunque la luz amarilla todavía era visible ya había un comisario con la bandera verde, por lo que prevalecería esta bandera verde sobre la luz amarilla. Durante la carrera nadie lo puso en duda, incluido el propio equipo Ferrari, que dio por bueno el adelantamiento y no realizó una protesta oficial ese mismo día, que es cuando se debería de actuar si alguien se consideraba perjudicado por una posible maniobra ilegal de un competidor.

Sin embargo el rumor sobre esta posible irregularidad fue creciendo a lo largo de los días sin que desde Ferrari o la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) se le diera carpetazo al asunto. Ambos dejaron crecer el rumor hasta que se vieron obligados a intervenir. Primero Ferrari pidiendo a la FIA una aclaración sobre la maniobra y después la propia FIA respondiendo a la escudería italiana.

La respuesta de la FIA es clara: “La FIA recibió una carta de la escudería Ferrari, en la que demandaba que se aclarara la maniobra de Sebastian Vettel en el Gran Premio de Brasil del pasado domingo. Con el espíritu de transparencia, la FIA desea hacer pública la recepción del documento. De la misma forma, quiere aclarar que Ferrari ha recibido nuestra respuesta, en la que se detalla que no hubo ninguna violación, ninguna infracción que deba ser estudiada, algo que fue confirmado por los Comisarios de Carrera”.

Ante ella Ferrari decidió explicar el porqué de su decisión de elevar una consulta a la FIA: “La carta enviada a la FIA no tenía la voluntad de minar la legitimidad del resultado de la carrera. Hemos recibido decenas de miles de preguntas referentes a este caso, de todas partes del mundo, y ha sido necesario por nuestra parte profundizar, pidiendo el parecer de la Federación, ante un episodio que habría podido dejar una sombra ante los ojos de todos los apasionados de la Fórmula 1, no solamente a los seguidores de Ferrari”.

Sinceramente no me ha gustado la actitud de Ferrari en este asunto. Si durante la carrera observaron una maniobra ilegal su deber era protestar en este momento. Una vez que no lo hicieron y Sebastian Vettel se proclamó, a mi parecer en buena lid, campeón del mundo ya no venía a cuento mantener esta polémica durante toda la semana. No ofrecer una postura clara y contundente no hacía más que alimentar las dudas sobre el triunfo del piloto alemán, algo que no me parece de buen gusto para una escudería de la historia y el prestigio de Ferrari.