Bolsamania

El sistema de detección del ángulo muerto

Se trata de una cuestión que atañe a todos los conductores de coches: la ausencia de visibilidad en el ángulo muerto. Este es uno de los principales factores de accidentes, al margen de la velocidad excesiva, de la conducción bajo los efectos del alcohol, o del uso del teléfono móvil al volante.

El ángulo muerto

La enciclopedia online Wikipedia propone una definición que viene al caso: “el ángulo muerto es la zona inaccesible en el campo de visión para el conductor de un coche, porque no está cubierta por los retrovisores, ni por las ventanas del vehículo”.

Según las informaciones recogidas por ABI Research, es el fabricante de coches sueco Volvo, quien es el precursor de esta opción lanzada en el año 2005. Pero el sistema de detección del ángulo muerto está empezando a democratizarse en todo el mundo. Ya son 20 millones de vehículos los que cada año incorporan este nuevo sistema para una visión total de la carretera durante la conducción del vehículo. De aquí a cinco años, cuatro de cada cinco coches estarán equipados con esta nueva tecnología.

El fabricante de coches de lujo Jaguar ya ha adoptado esta tecnología y algunos coches de alta gama la llevan incorporada de serie. Es el caso, por ejemplo, del prestigioso Mercedes-Benz Clase C, y del Ford Focus.

Funcionamiento del ángulo muerto

Normalmente se suele vender como una opción de aviso a la hora de invadir el carril contrario. El sistema de alerta del ángulo muerto ha evolucionado considerablemente en estos últimos años, y mucho más desde hace seis años. Sin embargo, este ofrece un sistema de radares a medida para detectar un vehículo presente en el ángulo muerto, cuando se pretende pasar por el carril contrario.

El sistema en cuestión vigila escrupulosamente la zona lateral del coche, desde el retrovisor, hasta alcanzar el equivalente de la longitud de un vehículo que circule por detrás del parachoques. En el caso de que un coche se encuentre en el ángulo muerto, y que el conductor vaya a invadir el carril contrario, este último es avisado instantáneamente a través de una luz de alerta en el retrovisor lateral.

Curiosamente, los coches adelantados, la circulación en sentido contrario, o la infraestructura de la carretera son detectadas, pero no señaladas por el sistema, puesto que el conductor puede verlas por sí mismo. Si embargo, ante todo vehículo que presente cierto riesgo potencial en el ángulo muerto se le advierte al conductor.

Foto – SobreCoches