Bolsamania

El regreso de Alfa Romeo a la F1

Es algo más que un rumor: Alfa Romeo regresará a la Fórmula 1, muy probablemente en la temporada 2019-2020. El presidente del Grupo FIAT, Sergio Marchionne, lo volvió a sugerir ante la prensa en el pasado Salón del Automóvil de Ginebra, confirmando lo que ya había dejado caer en otras ocasiones.

En la actualidad, los monoplazas de Ferrari llevan el logo de Alfa Romeo en la tapa del motor. Dentro de poco esta presencia testimonial podría convertirse en algo más serio. Y sería lógico, pues es innegable que en estos últimos años Alfa Romeo se ha esforzado en volver a sus orígenes deportivos, como hemos visto en los modelos 4C y 8C, con diseños más agresivos.

El papel de un equipo Alfa Romeo en la F1 sería el de “equipo junior” de Ferrari, más o menos lo que es Toro Rosso a Red Bull, salvando las distancias. Sin duda, un banco de pruebas ideal para los jóvenes pilotos de la Ferrari Academy Driver, como Raffaele Marciello, Antonio Giovinazzi o Charles Leclerc, por citar algunos de los más destacados.

Los viejos tiempos de Alfa Romeo en la F1

Los orígenes de Alfa Romeo en la Formula 1 se remontan al año 1946, la época de los legendarios Alfetta, años dorados. De hecho, el equipo se impuso claramente en los primeros campeonatos del mundo, con las victorias de los míticos Giuseppe Farina (1950) y Juan Manuel Fangio (1951). Después, el equipo desapareció por falta de financiación para reaparecer en 1970.

La segunda etapa de Alfa Romeo en el Gran Circo fue mucho menos sonada y más modesta, tanto en cuanto a motores como en cuanto a pilotos. Andrea de Adamich sólo consiguió participar en cinco carreras y no obtuvo ni un solo podio. Pero en 1977, de la mano de Brabham, Alfa Romeo presentó un monoplaza con aspiraciones serias al campeonato. En la siguiente temporada, Niki Lauda se puso al volante del BT46, alzándose con la victoria en dos grandes premios y alcanzando el tercer opuesto en la clasificación final. Después de aquello, la presencia de la marca en la F1 fue haciéndose cada vez más escasa para acabar renunciando en los años 80.

Fotos – La Gazzetta dello Sport