Bolsamania

El peligro del Aquaplaning y cómo evitarlo

¿Cuántos sustos y accidentes han sido causados por el aquaplaning? Se trata de un fenómeno bien conocido por los conductores: cuando el suelo está mojado o cuando conducimos bajo la lluvia, y notamos cómo perdemos el control del vehículo, que patina peligrosamente sobre el asfalto.

Se trata pues de un aspecto de la conducción que debemos conocer bien para tratar de evitarlo. El aquaplaning se produce cuando la superficie del neumático encuentra en su camino más agua de la que es capaz de desalojar.

La presión de toda esta acumulación de agua forma entonces una película que se interpone entre el neumático y el pavimento, llegando a anular por completo el agarre y dando lugar a una situación muy peligrosa, que se agrava cuanto mayor sea la velocidad a la que se circula: no podremos cambiar de dirección, ni frenar, y nuestro coche patinará hasta chocar irremediablemente con algún obstáculo que lo detenga.

No es por capricho que existe esa vieja norma no escrita de moderar la velocidad y extremar la atención a la hora de conducir bajo la lluvia. Una de las razones es el perverso efecto del aquaplaning. Aparte de esto, es de gran importancia el estado de los neumáticos: si la presión no es la adecuada o el dibujo está muy gastado, el riesgo es mayor.

¿Y qué hacer si nos encontramos “patinando” con nuestro coche fuera de control? Ante todo, no perder la calma, sostener el volante con firmeza y evitar girarlo bruscamente. Tampoco es recomendable pisar el freno hasta el fondo, aunque esta sea una reacción casi instintiva. Si notamos que estamos sufriendo el “ataque” del aquaplaning, mejor dejar de acelerar de forma lenta y progresiva y tratar de recuperar el control del coche sin tener que lamentar daños.

Fotos – Oponeo