Bolsamania

Consejos y trucos para una conducción más eficaz

 

Algunas personas han tomado el hábito de dar un golpe de acelerador en el momento de la puesta en marcha del motor y/o antes de apagarlo. Esto no tiene ninguna utilidad, en ninguno de los dos casos, y además es nefasto para el motor en el primero de ellos.

El uso correcto

Primer principio: nunca se debe arrancar un motor en frío, a un régimen elevado, bien sea en punto muerto o con una marcha (las piezas mecánicas no están todavía a temperatura ideal, y las paredes de los cilindros no están aún recubiertas de una película de aceite por culpa de la condensación del carburante sobre ellas).

Segundo principio: se desaconseja esperar que el motor alcance un régimen elevado para pasar una velocidad superior.

Una excepción: en montaña, se debe vigilar que el motor vaya siempre a un ritmo suficientemente elevado, lo importante es de poder disponer de la mayor fuerza posible de tracción.

Es un error creer que en montaña el motor va mejor con una velocidad superior, en bajo régimen. Esto vale también para las cajas de cambio automáticas (de ahí la utilizad de poder seleccionar uno mismo la velocidad que corresponda en cada caso) y especialmente para los coches con remolque o caravana.

Debemos tener cuidado con conducir a un régimen superior al autorizado. Lo mismo ocurre cuando se espera demasiado tiempo antes de cambiar de marcha a una superior (mientras se sigue acelerando) o disminuir la velocidad con una marcha demasiado elevada.

Destaquemos que en todos los coches de gasolina modernos, un sistema impide cambiar demasiado rápido de marcha acelerando. En todo caso, en los coches con cambio de marcha automático, este riesgo no existe.

Cuidado también con circular a bajo régimen. Tampoco conviene caer en lo contrario, circulando por debajo de lo que pide el coche. El motor sufre también en estos casos (un funcionamiento irregular es sinónimo de desgaste prematuro). Además, y contrariamente a lo que se podría creer, su consumo es más elevado. La menor aceleración requiere en efecto, un mayor “esfuerzo” del motor en iguales condiciones.